LA ASOCIACIÓN “AMIGOS DE TRUJILLO”


Este artículo es un merecido homenaje a aquellas personas que en los años 70 establecieron su residencia en Trujillo, la mayoría en la zona monumental, llevando a cabo una loable labor de restauración de edificios ruinosos y una serie de actividades encaminadas a respetar y dar a conocer nuestro rico patrimonio, algunos de ellos, lamentablemente ya no están entre nosotros, otros continúan realizando su encomiable labor: el Conde de Romanones, Xavier y Carmen de Salas, Antonio Hernández Gil, Duarte Pinto Coelho, Francisco Mayans, etcétera. Gracias a ellos, hoy día están restaurados edificios señeros como el Conventual de San Francisco el Real de la Puerta de Coria, el Hospital de la Concepción, el Alcazarejo, el Palacio de Lorenzana pues en esta Asociación estuvo el germen de la creación de la Real Academia de Extremadura, la Casa-Fuerte de los Bejaranos, y un largo etcétera. La Fundación “Xavier de Salas” es testimonio vivo de los fines de esta Asociación.
En el mes de marzo del año 1972 se constituyó la asociación de “Amigos de Trujillo” que la integraban cuántas personas desearán estimular el conocimiento de la ciudad y ayudar a su reconstrucción. La historia de Trujillo, sus monumentos y las construcciones civiles que componen la ciudad, especialmente la parte antigua, constituyen un conjunto único, que lo es no sólo por su interés artístico y por su belleza, sino también por los recuerdos de las familias que en ella moraron, varios de cuyos miembros cuentan entre los más destacados autores de la conquista y colonización de América.
Orientada la asociación en este espíritu, llevó a cabo desde su fundación una labor protectora, una acción de auténtico patriotismo, pues sólo conservando y exaltando los restos de nuestro pasado se ha conseguido que las presentes y futuras generaciones tengan conciencia y presencia de lo que fuera grandeza histórica de Trujillo. Para conseguir su fin, los “Amigos de Trujillo” orientaron sus actividades en las siguientes direcciones:
  • Fomentar la agrupación de particulares y entidades, constituyendo los miembros y enlaces necesarios para unir a cuanto simpaticen con la idea.
  • Iniciar y mantener contacto con los organismos oficiales, especialmente, con el Ayuntamiento y la Dirección General de Bellas Artes.
  • Lograr que se respeten las leyes existentes y velar porque se hizo en todas las necesarias para la salvación de dicho conjunto monumental.
  • Conseguir que particulares, o la misma asociación cuando lo permitan sus medios económicos, se hagan cargo de los edificios que se pueda, salvándolos del ruinoso estado y de los fines viles a que muchos sean sometidos.
  • Cooperar simultáneamente al desarrollo social económico de la ciudad.
  • Conseguir la impresión de gráficos, guías, itinerarios, así como de la organización de conferencias y exposiciones que propaguen la importancia el mejor conocimiento de Trujillo.
  • Establecer el catálogo de todos los edificios, fragmentos arquitectónicos y de cuantos objetos de valor arquitectónicos y de cuantos objetos de valor artístico o histórico existen Trujillo.
Igualmente se incorporarán al programa nuevas sugerencias que puedan ayudar al cumplimiento del mismo sometiendo a la Junta Directiva, según la importancia de las decisiones a tomar. Se establecieron las siguientes clases de miembros, colaboradores y sus diferentes misiones:
Socios fundadores: Elaborar los estatutos, obtener la aprobación oficial y con su aportación inicial de 5.000 pesetas poner en marcha la Asociación.
La Junta fundacional está formada por los siguientes señores: Presidente, el conde de Romanones: Vicepresidente, don Xavier de Salas; secretario, doña Carmen Ortueta de Salas; vocal, el alcalde de Trujillo, doña Isabel Varela de F. de la Mora, doña María Luisa Montenegro de Higuero, don Alfonso Bardají y Marisol Bardají.
Socios protectores: Quienes habiéndolo solicitado, sean admitidos por la Junta Directiva, previo acuerdo de la mayoría de los socios fundadores y el pago de una cuota mínima de 12.000 pesetas.
Socios de número: Quienes habiéndolo solicitado sean admitidos por la Junta Directiva, previa presentación de la mayoría de los socios fundadores y pago de la cuota anual de 3000 pesetas.
Amigos de Trujillo: Se requiere haber nacido o está domiciliado en Trujillo, y podrán serlo cuantos reuniendo esta condición, lo soliciten a la Junta Directiva y sean admitidos por la misma. La cuota anual será de 300 pesetas y tendrán todas las posibilidades de colaboración y asistencia a la Junta General con derecho de voz.
Todos los miembros de la Asociación se beneficiaron a lo largo de los años de cuantas actividades se hayan organizado en la ciudad. Gracias a ellos, hoy día estamos apostando por el merecido nombramiento de “Patrimonio Mundial”.

José A. Ramos Rubio