CASERO LLAMA A LA MOVILIZACIÓN SOCIAL CONTRA EL CIERRE DEL COLEGIO DE “LAS AZULES”

El alcalde de Trujillo, Alberto Casero, se hizo eco ayer de la noticia que desde hacía días recorría la ciudad, sobre el anuncio de cierre del Colegio Santa María, de la Fundación Guillén Cano Bote, que durante décadas ha estado regentado por la orden religiosa conocida popular y cariñosamente como “Las Azules”.
Casero se ha mostrado muy preocupado por este anuncio y ah hecho un llamamiento a la movilización social “pero desde la tranquilidad” para impedir que este colegio tan emblemático de la ciudad cierre sus puertas después de tantos años,.
El colegio comenzó a funcionar en 1952 en la calle de la Merced, en una casa propiedad de María Guillén Cano, que fue quien donó la finca y el edificio en el que actualmente está la institución, en la avenida de Monfragüe. En la actualidad, el edificio es de titularidad privada porque sigue perteneciendo a la Fundación Guillén Cano Bote, aunque la gestión administrativa de esta escuela hogar está concertada y depende de la Junta de Extremadura. Así, este año han residido en él 46 niñas procedentes de familias de trabajadores con escasos recursos económicos.
Según explicó el alcalde, uno de los motivos principales es la marcha de la orden religiosa que lo ha venido regentando durante años, por no tener monjas jóvenes que pueden seguir al frente de la institución. En este sentido, Casero ha dicho que entrará en contacto con el Obispado ya que forma parte del Patronato junto con miembros de la familia Cano Bote y representantes de las parroquias trujillanas, con quienes sí ha podido ya contactar y les ha transmitido su preocupación.
Igualmente Casero está intentando contactar con la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura para pedir explicaciones por la carta que ya han remitido a los padres de las niñas residentes, instándoles a buscar y hacer la matrícula en un nuevo centro por el cierre de éste. En este sentido, las informaciones aseveran que las 80 plazas iniciales fueron reducidas a 60 plazas para este año y aun así, y que 46 niñas han residido allí durante este curso.
Por el momento, nadie ha podido aclarar si se trata de un recorte de gasto de la Consejería de Eduación o un problema derivado de la marcha de la orden religiosa que estaba al frente. En cualquier caso, Casero ha anunciado su intención de luchar para que no se produzca el cierre del centro ni se pierda capacidad en los centros educativos de la ciudad. “Estamos al lado de los padres, los alumnos y los trabajadores de este centro y vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que no cierre esta institución”, dijo textualmente.
Asimismo, anunció su intención de contactar con los portavoces del resto de fuerzas políticas municipales para arbitrar medidas y soluciones al respecto de esta cuestión.

Vídeo de YouTube