EL VERTIDO DE PRODUCTOS PARA PISCINA A LA ALBERCA POR OPERARIOS MUNICIPALES DESCARTA LAS HIPÓTESIS DE FILTRACIONES O ENVENENAMIENTO
Se han barajado muchas hipótesis y era todo un misterio para los vecinos. La pestilencia y el color azulado-verdoso de las aguas de La Alberca, que ya está vaciándose, hizo sospechar que podría haberse producto un envenenamiento intencionado. Se llegó a hablar de filtraciones de las tuberías de los domicilios colindantes; incluso en Facebook se escribieron comentarios divertidos como que “se había ahogado un pitufo”.
Los técnicos de Aquagest aportaron su dictamen técnico y dijeron que se trataba de una utrofización del agua por el exceso de algas y la falta de oxigeno. Eso provocó la muerte masiva de la población piscícola que habita el vaso. Hasta ah,í todo de acuerdo. Pero el color de las aguas era algo que no estaba claro e hizo disparar todas las hipótesis que se han barajado. Para justificar este asunto faltaban datos, la información estaba incompleta.
La información total se completa con un nuevo dato: tres operarios municipales recibieron instrucciones para que vertieran en La Alberca productos procedentes de la piscina municipal para nintentar azular el agua. Entre ellos, alguicidas de los que se usan habitualmente en las piscinas, cloro y otro producto para dar el color azulado. Todo ello, sumado a la cantidad de peces muertos, la reacción con las algas y la no oxigenación del agua, produjo el resultado final que aparece en la fotografía y que provocó el disgusto de los vecinos y las quejas de los turistas y visitantes.
El alcalde de Trujillo, al tanto de esta operación, ha explicado que fue un intento por dar una solución rápida al aspecto lastimoso de La Alberca, cuyo estado pudo comprobar días atrás en persona con un grupo de ilustres visitantes.
En la actualidad se está vaciando el vaso y se están estudiando posibles soluciones para evitar que este problemas vuelva a producirse, ya que se bastante habitual en aguas estancadas. Entre las soluciones que se están barajando, está la oxigenación permanente de las aguas creando una especia de surtidor en el centro mediante un sistema de bombeo, o bien, tratar las aguas para que estén cristalinas con productos químicos o de piscina. Al parecer, la que mas peso cobra es la primera opción.










Hacer una excursiones submarinas y realizar cursos de buceo en la villa monumental de Trujillo no sólo es posible, sino que además puede resultar altamente rentable empresarialmente y singularmente atractivo para los turistas que visiten la ciudad. Bucear entre monumentos en medio de Extremadura es posible y de ello está completamente convencido, Francisco Mediavilla, (más conocido como Chuty) empresario del diseño y promotor de promociones.


Video Chuty