¿Por dónde íbamos?


ESTO ES LO QUE QUEDÓ DE AQUEL PASEO DONDE LOS NIÑOS JUGÁBAMOS AL CLAVO     Foto Mik

 No hace falta ser filósofo por la acrópolis ateniense para sentir esa gran mentira continuada que se le ha venido haciendo a Trujillo durante tanto nefasto gobierno socialista que para más inri se ha venido definiendo como izquierda, una izquierda tan falaz e hipócrita que ha hecho buena a la derecha. En el mundo de las comparaciones está la mediocridad rentada por estos elementos tan efímeros pues la historia ni hablará de ellos.

 Podría hacer un resumen desde el último buen alcalde que tuvo Trujillo, Don Julián, hasta esta alcaldesa accidental porque no estaban en sus presupuestos políticos que cayera tan vergonzosamente la vara de Redondo. Como dice la copla: “Ahora es tarde, no hay remedio…” Como nos engañaron, como se han cargado una ciudad a cambio de limosnas a repatajina, como siempre.

 Y tiene narices que nos tengamos que referir a la prehistoria franquista pero Don Julian García de Guadiana fue un buen alcalde y nos dejó el Campo de Fútbol con La Avenida de la Coronación (hoy violentada por la avidez constructora) que por cierto se hizo a base de dar tres peonadas cada ciudadano o pagarlas.

 Por los 70 andaba Tapia (constructor de obras) de Jefe Local del Movimiento (alcalde) pero este no era Don Julián por desgracia, no quería palabras, quería obras y además quitó el Pilar de la Plaza y el quiosco de la Música, a él la Cultura le importaba poco… Después Camarina… pobre, se metió el agua de las Huertinas en su finca de Albadalejo y claro, le costó la alcaldía porque le superaron sus enredos. Lapsus de Don Ezequiel, buen alcalde que se montó la transición con mucha cabeza permitiendo que ondeara por primera vez públicamente la bandera de Extremadura en el Castillo, a pesar de los pesares que los hubo.

 Llegó el amigo Hueso de la UCD, creo que nunca respiramos mejor en Trujillo y rescatamos la Cagona que se colocó en el lugar de lo que el Viento se Llevó...

 Benigno fue la apoteosis socialista, se cargó el Teatro faltando en su palabra dada a Marsillac, por lo que de nada le sirvió el hermanamiento con Almagro; cuando Don Adolfo Marsillac vio la restauración que hicieron del Teatro se enfadó muchísimo mandándoles al garete. Trujillo perdió la oportunidad de ser Centro Nacional de Teatro como su hermana Almagro que ya lo era y lo sigue siendo… De Benigno, más bien maligno, podría hacer un libro.

 A partir de este indocumentado alcalde que tanto daño nos ha hecho, los gobiernos socialistas no han dejado de hacer agua y de tal manera que los resultados no hay más que verlos. Redondo se carga el Paseo y se hace un parking junto a la churrería… de este si que no es necesario hablar, lo conoce hasta la guardia civil y ahora dicen que se va a presentar en su pueblo, no creo que lo haga por el PP, aunque de casta le viene al bóvido...

 Es hora de retomar las riendas dando información para que renazca la conciencia perdida. Si no limpiamos el zaguán la fusca nos ahoga. Sin acritud, con sinceridad y decisión, nuestro pueblo puede resurgir pues tiene base pero es una labor de todos, no de un partido.

Analicemos la situación actual con serenidad pero implacablemente para saber ciertamente que cartas tenemos para el juego.

Alfonso Naharro 

Comments