CUALQUIER COSA VALE


Tras un inmerecido descanso y su consecuente ausencia de esta columnilla, ahora, a la vuelta, uno se encuentra con novedades en La Opinión. Más frecuencia en la inserción de noticias, más claridad en las exposiciones, más profusión fotográfica… Y una columna nueva que escribe el director y que titula “Crónicas de guerra”. Al estilo de Julio César y Tito Livio, autores de las mejores crónicas de guerra que se hayan escrito, como son De Bello Galico y De Bello Civili el primero, y de la Segunda Guerra Púnica el segundo, nos iremos enterando de los avatares diarios, agradables o no, que en esa columna se desgranen. A ver si nos aclaramos: agradar es fácil y eso es lo que se pretende con esta introducción.
Pero a lo mío, que desde mi balcón sigo observando los aconteceres diarios que me hacen sonreír, aunque a veces son carcajadas lo que provocan ciertas noticias. Y quizás siguiendo esa línea siga conservando las dos lectoras y el lector que me quedan.
La vuelta al quehacer diario, que uno pretende que no sea rutinario ni penoso, suele ser algo durilla. Coger de nuevo horarios, tareas, traslados al lugar de trabajo, es traumático para algunos. Pero no tanto para este plumilla. ¿Por qué no es traumático para mí?, se preguntarán los lectores. Y si no se lo han preguntado, se lo pregunten, por favor, porque en caso contrario no merece la pena seguir leyendo las líneas siguientes.
Y es que uno, dentro de la vorágine de las tareas diarias, tiene el vicio de buscar y desgranar las noticias más graciosas con que nos deleita la prensa. Y he aquí que el último Magazine del diario El Mundo publica un especial ranking bajo el título “Los más queridos, los más antipáticos”, que comprenden a los aludidos entre los años 2008 y 2012. Es cierto que no facilita la ficha técnica de las encuestas realizadas para dar esas cifras, pero no por ello dejan de ser curiosas. Y sobre todo, sorprendentes. Vamos con los de 2012.


De los diez personajes más queridos de 2012, ocho son deportistas. A ver. Todos esos “más queridos” deportistas son los mejores deportistas del mundo, no sólo de España, y han dado muchas alegrías a sus seguidores y, en general, al deporte español. Nadal, Casillas, Iniesta, Gasol… desfilan entre los más queridos de los encuestados.
Con la que está cayendo, es muy significativo que figuren esos nombres entre los “más queridos”. La peña quiere alegrías, desea momentos agradables y está jarta de malas noticias, de recortes, de aquellos que nos suelen marcar el paso de nuestras vidas. Y además, quiere evadirse de los problemas que nos asolan, que se meten en nuestra vida diaria fastidiando la siesta, la tranquilidad y el bolsillo.


Curiosamente, entre esos “más queridos” figuran dos personas que no son deportistas: Adolfo Suárez y Matías Prats. Con sus claros y sus sombras, Suárez es recordado como artífice de una transición política pacífica y ordenada y, sobre todo, por su entereza en el 23 – F, como hombre bueno y dialogante. Y Prats aparece como persona aséptica, simpática, incluso graciosa que con el mismo tono suelta la peor noticia o la mejor de las nuevas que se nos puede dar.
Entre estos diez “más queridos” no aparece ninguna mujer. Curioso también.
Durante cuatro años encabeza los “más antipáticos” en inefable Carod – Rovira, don Josep Lluís, aquí y en la China Popular, como él mismo dijo. Normal. Carod – Rovira ha resultado ser un político reivindicativo de reivindicaciones imposibles, agresivo, que ha separado más que ha unido, y sobre todo, que se ha limitado a los intereses particulares de un territorio en denostación de los demás territorios. Y una exministra: González Sinde. También lógico. La exministra estaba detrás de las subvenciones al cine, de los desmanes de la SGAE, y además de su célebre ley que nos obliga a todos a pagar ciertos cánones por la utilización de materiales informáticos indispensables para nuestro trabajo diario. Es decir, a la peña no le gusta ser denostada ni ser cobrada. Y no lo olvida tan fácilmente.
Y al personal tampoco le gusta el trinque oscuro y el mangoneo desde la sombra. De modo que en esa lista figuran, por méritos propios, Teddy Bautista e Iñaki Urdangarín. Adelantándose a los jueces, los curritos de a pie emiten su sentencia sobre lo que chirría en sus mentes: el trinque, el mangoneo y el aprovechamiento de una posición ventajosa. De Leire Pajín, que también figura, hay que decir poco: ella misma lo ha dicho todo.
Esta segunda lista, más variopinta, guarda algunas sorpresas. Dos señoras que participan en un programa de TV de los de más audiencia, aparecen en ella: Belén Esteban y Aida Nizar. ¿Parecían queridas? Pues no, aparecen como antipáticas. Y también tiene su lógica. Los curritos de a pie queremos personas que nos aporten algo, que enriquezcan nuestras complicadas vidas, y no deseamos admirar a personas que sólo hablan de sí misma y, en ocasiones, a braga quitada. No queremos ídolos de barro que, en algún tiempo, se convertirán en juguetes rotos.
Y terminemos con la que fue “viuda de España”, el ídolo de la copla, el perejil de todos los guisos: Isabel Pantoja. La sombra de Marbella y de Cachuli son muy alargadas. Y es otra vuelta a despreciar el trinque, aunque sólo sea de sospecha.
Vigencita, que me quede como estoy. Salir en una u otra lista, ser considerado públicamente “querido” o “antipático”, es ser clasificado por unos criterios de conocimiento público. Pero nos dejaríamos atrás los valores esenciales de la persona. Aunque muchos de los que figuran en ese ranking del que vengo escribiendo, se lo merezcan. Porque para algunas personas, vale cualquier cosa para estar en esas listas.

Nota Bene. – En mi breve estancia en Trujillo, el director no se ha dignado abonarme los estipendios por esta columnilla. Sin embargo, me ha obsequiado con suculentas viandas y exquisitos vinos. Lo siento por él: iré más a menudo.

Comments