SEGUNDA CARTA URGENTE



Presento mis disculpas a los lectores de la La Opinión por ser reiterativo en los temas. Pero mientras sigan ocurriendo dramas como este, me sentiré obligado a denunciarlos una y otra vez sin esperar el aplauso, sino con el único fin de no arredrarme ante poderes fácticos que en vez de buscar el bienestar de los ciudadanos provocan su malestar y su terrible desgracia.

Muy de mañana las ondas de la radio me dieron tu noticia y como cada día, llegó la desolación y la tristeza. En cuanto pude busqué en las otras ondas de internet, en los titulares de los principales periódicos, y nada, de ti no decían nada. Busca que te busca, al fin encuentro algo, no mucho, pero me amplío la noticia de lo que te está ocurriendo.
No sé tu nombre, ni tu edad. Sé exclusivamente que tienes una pensión de 570 euros al mes mes. Y enseguida pienso que estás en el tramo más bajo de las pensiones. Y sólo hay dos motivos para que percibas esa cantidad: o has cotizado poco tiempo (es un decir, porque para tener derecho a una pensión se tienen que haber cotizado muchos años), o has cotizado en tramos muy bajos porque tu salario era muy bajo. Me inclino por lo segundo.Y también sé que has sido operado dos veces de cáncer. O sea, que la vida te ha machacado lo tuyo como para ser ahora titular de una prensa falsa que busca más sus ventas a través del sensacionalismo que la realidad cruda y dura. Tú, vecino nuestro, paisano nuestro, no les interesas porque eres el escándalo de una sociedad mal organizada que no tiene esperanzas, a lo de hoy, de salir de un bache que te ha llevado a una situación desesperada.
También sé que debido a tu escasa, paupérrima, pensión, tu mujer cobraba otra no contributiva de 104 euros al mes. Entre los dos reuníais la enorme cantidad de 674 euros para cubrir todas las necesidades que tenéis. Y me impresiona más que, además de tu tragedia, la vida te haya castigado con el terrible ictus que le sacudió a tu mujer en navidades, a causa de cuyas secuelas está ingresada en una residencia de la Generalitat en la que recibe alimentación y rehabilitación.


Y también sé que por una ley de 2006 dictada (no encuentro otro verbo) por el célebre tripartito que entonces gobernaba en Cataluña, todos los presos y ancianos ingresados en un establecimiento financiado con dinero oficial, con el dinero de todos los ciudadanos, son privados de su pensión no contributiva por considerar que sus necesidades elementales (alimento y alojamiento) están cubiertos. Y lo que es peor, a tu mujer la reclaman dos mensualidades de su pensión porque, según los que nos gobiernan, han sido pagadas inadecuadamente. Además de quitarte 104 euros sustanciosos al mes, tienes que devolver 208 euros. Y que pagas de alquiler 215 euros al mes.
A ver si me aclaras varias cuestiones, amigo mío, porque vivo sin vivir en mí. ¿Cómo se os ocurre a tu mujer y a ti rebañar de las arcas del Estado 674 euros al mes con la que está cayendo? ¿No te das cuenta de que entre los dos, con ictus o sin él, con cáncer o plenamente sano, estáis llevando al país a la ruina? ¿No se te ocurre pensar que por vuestra causa nos van a intervenir y vendrán los hombres de negro a meternos mano? ¿No te das cuenta que estás siendo la ruina de bancos y cajas y que por tu culpa tienen que ser socorridas con los 674 euros que está llevándote de bóbilis bóbilis? ¿No te das cuenta que vuestro consejero de Bienestar Social, Josep Lluís Cleries no puede hacer nada por ti porque la ley es la ley, como él mismo ha dicho? ¿No te das cuenta de que el tal Josep Lluís y todos los que como él viven de la mamandurria cotidiana necesitan tus preciados 674 euros para abrir embajadas en el extranjero, asegurarse una pensión escasamente cotizada cuando se les termine el chollo del cargo? ¿No te das cuenta de que el avión o el AVE en que viajan estos personajes son muy caros como para malbaratar el dinero contigo y tu mujer? ¿No te das cuenta de que con ese dinero que estás despilfarrando pueden pagar la factura del restaurante sólo para dos personas? ¿No te das cuenta y no reparas en que mientras dictan leyes ignominiosas para los colegios públicos sus hijos asisten a instituciones privadas que cuestan una pastizara? ¿No te das cuenta de que necesitan perentoriamente tu dinero para montar ERE’s falsos de los que cobran todo Cristo?
A ver si me aclaras estas cosas porque luego dicen que decimos.




Comments