DE CHIRIGOTAS Y OTRAS ESPECIES


Mientras unos se afanan en encontrar hechos relevantes para incluir en sus chirigotas, otros, a quienes no les hace mucha gracia escucharse en algunos de estos cánticos, van por la vida dando de qué hablar. Seguro que no es para verse luego publicados en estos cantares, aunque algunas veces parece que lo hacen adrede.
La palabra “chirigota” dice nuestro diccionario que significa: ”Cuchufleta, broma sin mala intención” pero está claro, que no siempre se usan las chirigotas en el sentido que su significado dice, porque normalmente al que le componen una no es para darle una broma, sino más bien, diría yo, que es para atizarle. Hoy he escuchado a una persona decir que no le parecían bien que las chirigotas canten cosas de la alcaldía, que se metan con concejales y con el propio alcalde. Quizás esta persona no ha escuchado las chirigotas de años atrás, porque era lo más normal nombrar a todo el consistorio, incluso dándolos más cera que a sus respetados concejales que hoy nos gobiernan. Por lo que personalmente he podido escuchar y leer, no veo que estos cantes les perjudique tanto como a esta persona le he oido decir.
A mí, la verdad es que esto de cantarles sólo en Carnavales no me va. Soy más de los que voy cantando día si y día también y no chirigotas, ni mucho menos, pues no están los tiempos para componer chirigotas al equipo de gobierno. Yo soy más partidario de tener ideas con las que pueda ayudar a crecer a la Ciudad y si hay que decirlo cantando pues se dice. Y si por cantarlo en plan chirigota lo van a tener más en cuenta, entonces la próxima idea que mande a algún concejal que sepa que irá con música y estribillo. Está claro que lo van a prestar más atención, no sé si los políticos de turno pero sí los ciudadanos de a pie, pues la cantinela con la propuesta será cantada varios días seguidos, sobre todo si la música de la canción es pegadiza, como esa de estilo brasileño esa que se oye en todos sitios y que me niego a escribir si quiera el título. Es una pena que no se le hubiera secado el paladar al cantante el primer día que la cantó; cuánto daño hubiera dejado de hacer en nuestros tímpanos.
Pues las comparsas ya pueden ir guardando titulillos para las canciones del año que viene, que sepan que no vale escribir que el Alcalde y el líder de la oposición se han tirado los trastes a la cabeza; que los parados superan las mil personas tampoco se podrá cantar, que hay muchas familias que sobreviven gracias a Cáritas, tampoco. Se permitirá, y no sabemos si podrá ser la estrofa muy larga, que se hable de la Duquesa de Alba, podréis nombrar de pasada a Urdangarin, los trajes de Camps ya serán historia para el año que viene, no podrán entrar en concurso. El juez Garzón no estará ejerciendo, habrá que borrarle de la estrofa. Los policías dando leña con sus porras a los chavales valencianos se habrá olvidado para el año que viene o lo mismo no, porque quizás no lo sepáis, pero estaban grabando un capitulo de “Cuéntame” con público real y ya sabemos que las grabaciones tienen que ser todo lo reales que se pueda, por eso usaron sus porras contra los estudiantes, pues había que imitar a aquellos policías de los años sesenta que primero te sacudían y luego te preguntaban.
La palabra prohibida será “Crisis”, y el que la nombre quedara descalificado e incluso se le podrá despedir de su comparsa con veinte días como mucho por año de actuación; el jurado lo compondrán el alcalde, los concejales y el cura, de esta manera se aseguraran que sus nombres no salgan en el concurso, puesto que todos sabemos que nombrar a alguien que esté en el jurado puede sentar precedente de que no te voten por acordarte de su padre, que seguramente también esté presente en el evento.
Pues ya sabéis todos las normas para el año que viene, no estoy dispuesto a volver a escuchar a nadie quejarse de que se han metido con su alcalde, pobrecito, no se lo merece, o tal vez sí.

Marcos Suero
Comments