LOS HOMBRES DE PACO



El pasado viernes sobre las dos del mediodía, se produjo un hecho en Huertas de Animas que dejó temblando a padres, madres, abuelos y abuelas que estaban esperando a recoger a hijos y nietos a las puertas del colegio llamado “Las Escuelinas”. No es la primera vez que me quejo en mi columna de la ubicación de dicho colegio, pues creo que es el peor sitio en el que se podía ubicar un colegio, dado el trafico que tiene esa zona, sobre todo a la hora de salir los niños. A esa misma hora coinciden los trabajadores que bajan de Trujillo a comer a Huertas, además de algún camión que otro de reparto, furgonetas y demás vehículos. La verdad es que hasta el momento no ha habido que lamentar ningún percance y esperemos que no haya que lamentarlo nunca.
El viernes faltó muy poco para que llegara ese día de lamentos, pero para sorpresa de toda la gente que había allí esperando, no fue cualquier coche que pasara más deprisa de la cuenta, ni tampoco un camión, si no el coche de la policía local, el cual excedía la velocidad permitida en esa zona, en varios kilómetros. Sí, es cierto que llevaba la sirena puesta, pero eso no justifica la velocidad que llevaba el señor policía que iba conduciendo el vehículo.
Este agente (la verdad que da miedo poner su nombre por haber tenido ya algún roce con él y que ya me costó una denuncia), el segundo de a bordo de los policías trujillanos y otra compañera, al parecer acudieron a una llamada que no sé muy bien de qué se trataba. Dice la gente que podía tratarse de malos tratos o algo parecido, puesto que los habitantes de una casa sita más o menos cerca de la Plaza Mayor de Huertas, no es la primera vez que son visitados por la policía por este motivo. Si tan grave era el asunto, que no consta que así fuera, creo que la policía debería de saber cuál es el camino más corto y más seguro para llegar a los sitios, puesto que hay un par de entradas por la carretera de Plasencia en la que se puede incrementar la velocidad bastante más que no por la Avenida de la Coronación, que a esa hora estaba llena de peligros. En mi opinión, debería de ser usada una de esas entradas, por la cual, seguro que llegas antes al domicilio de los implicados, sin poner en riesgo a nadie, porque tampoco creo que tengan que hacer una demostración de lo que puede llegar a correr el coche donado por la central nuclear de Almaraz. Más o menos, todos sabemos lo que puede llegar a alcanzar y si no, lo imaginamos.
Si a algunos policías los hace daño ver series policíacas en la tele, es mejor que no sigan viéndolas, puesto que está visto y comprobado que luego lo quieren llevar a la práctica en pueblos que, por suerte, la policía casi pasa desapercibida por el poco trabajo que les dan sus vecinos.
Estos temerarios del volante deberían mandar sus currículos a comisarias de Estados Unidos, en donde es más fácil poner en práctica todo lo visto en las series americanas que se tragan a diario y así no ponen en peligro la vida de ningún ciudadano huerteño o trujillano, que religiosamente paga sus impuestos para la manutención de esta nuestra policía.
Y ya de paso pedir que si no puede ser cortada la calle del colegio “Las Escuelinas”, como hacen en la calle del “Sagrado Corazón”, en la hora en la que salen o entran los niños que: También es rigor pedir que, al menos, un policía se digne a aparecer a la hora de entrar y salir los peques, pero que el que venga, lo haga despacito y sin demostraciones, que ya sabemos que tenemos policías entre nosotros que parecen salidos de la serie “Los hombres de Paco”.
Comments