SEIS MESES DESPUÉS

Seis meses después de hacerme polvo la rodilla jugando al fútbol sala, me han comunicado lo que tengo en ella, cito textualmente:

RM DE RODILLA del 20-6-2011
Datos clínicos: No se aportan
Informe: Fractura en “asa de cubo” del menisco interno. Menisco externo y estructuras ligamentosas de la rodilla, de aspecto RM normal. Subluxación rotuliana externa sin alteraciones del cartílago articular rotuliano con moderada bursitis suprapatelar. Pequeño quiste poplíteo. Resto, sin otros hallazgos destacables.

Estos que ahora quieren empezar a cobrar por la sanidad pública, aparte de seguir pagando nuestra Seguridad Social todos los meses, han tardado “solo” seis meses en detectar que tengo roto el menisco. A estos doctores y doctoras, (porque cada día me ve uno nuevo, que esa es otra) que me han estado dando largas cada vez que me seguía quejando de mi rodilla, no podía ser solamente un esguince, como me iban asegurando constantemente cada vez que pedía una consulta. ¿Y ahora qué les podemos decir o hacer? Pues, nada, contra eso no podemos luchar porque ellos tienen las espaldas cubiertas siempre. Tiene que ser una historia muy gorda para que al médico de turno, solamente, le abran un expediente. Para poder acusarle de algo más, tiene que dejar morir a cinco o seis pacientes mínimo.
Pues echando cuentas de lo que supuestamente llevo gastado, y aunque estoy convencido de que no tardarán mucho en empezar a cobrar por consultas, sería una pasta gansa: dicen que 25 euros por ir a un especialista. Si yo he ido tres veces, mas otro día que fui a urgencias, llevo 100 euros; más otras tres veces que he ido a mi médico de cabecera, en el que dicen que van a cobrar a 10 euros, pues ya serían 130 euros. A todo esto, habrías que sumar lo que cuesta una radiografía que me hicieron hace tres meses, en la que “no se apreciaba rotura ni nada de esto”, pero como yo seguía con unos dolores en la rodilla inmensos, pues me recetaron una resonancia, que también tendríamos que sumar a la cuenta. No tengo ni idea de lo que puede costar, pero de siempre tengo entendido que deben de ser bastante caras.
El caso es que pensando que esto que me ha pasado a mí le puede estar pasando a miles de personas todos los meses, las listas de espera engordan y engordan por que ellos quieren, porque si, desde un principio, se hicieran las resonancias en aquellos casos en los que las radiografías no dicen claramente lo que tienes, el resultado sería otro.
¿Es que no interesa rebajar las listas de espera? ¿Quien ha puesto de tope seis meses para que te solucionen tus enfermedades? Está claro que cuando van a cumplir los seis meses, siempre te llaman y no dejan que supere dicho plazo.
No entiendo nada: quieren ahorrar gastos en sanidad y luego ves a la mitad de los médicos, enfermeros, y personal variado, de conversaciones en las consultas o por los pasillos, sin contar con el rato que pierden en el café, que sí, que no se puede generalizar, pero si quieren ahorrar, deberían empezar también a controlar primero a sus trabajador@s; un poco mas de mano dura sobre ellos, a la hora de cumplir horarios por ejemplo, que si tienes hora a las 12,15 h., pues que no tengas que estar allí hasta las 13,45, porque eso es una falta de respeto a quien espera. Por si esto fuera poco, cuando entras en la consulta, cansado de esperar, cabreado por perder allí tanto tiempo, tienes que aguantar a la típica auxiliar con unos “morros” que llegan al suelo:
- “A ver, dígame su nombre que no le tenemos localizado
- “Joder, ¿no lo tiene ahí en el informe?”

Sólo por replicarla de un modo que ella no se espera, lo siguiente que te habla te lo dirá con cara de asco, y tú, después de faltar dos horas de tu curro, de haber corrido para llegar a tu hora y sabiendo que te tienes que ir a currar otra vez, piensas: “¿qué motivos tendrá esta “bruja” para hablarme así y ponerme esa cara de asco?
Tiene un trabajo digno, no pasa frío ni calor, no se moja cuando llueve, descansa los fines de semana enteros y cuando no, se los pagan, hace su jornada por la mañana y tiene las tardes libres, tiene su mes de vacaciones, todos los días que hay en rojo en los calendarios no trabaja, tiene un sueldo muy digno, más que el que tengo yo seguramente y encima tenemos que aguantar esos humos.
Dan ganas de cogerla un día y llevártela a tu trabajo, a ser posible, un día de invierno, después de haber caído una helada acojonante, subirla al tejado contigo, empezar a levantar tejas, hasta que se te ponen los dedos morados y cuando te mire con cara de pena, decirla: “¿Te das cuenta ahora de lo que es penar en un trabajo?
Ahora tengo que esperar a que me vea otra vez otro médico y luego decidir, si me opero o no, ó sea, que seguramente estaremos hablando de otros seis meses mínimo.
Con toda seguridad que no es la última vez que escribo acerca de la rodilla.

Marcos Suero "Pandereta"
Comments