LA DESPEDIDA DE ZP


El 20 de Noviembre a eso de la media noche, ya conoceremos el nombre del próximo presidente del Gobierno de España. Según todas las encuestas será Mariano Rajoy el encargado de formar Gobierno y dirigirlo para los próximos 4 años. Atrás quedarán los 8 años de José Luis Rodríguez Zapatero como máximo responsable de la nación, y es a partir de ahora cuando la historia juzgará (ya sin la presión del cargo) al actual presidente del Gobierno de España.

Está claro que Zapatero se marcha en un momento muy delicado para la economía nacional, la profunda crisis mundial nos deja un panorama sombrío y un futuro incierto. Los casi 5 millones de parados, que le van a exigir a Rajoy soluciones a corto plazo, (o quizá a Rubalcaba, ya veremos), son sin duda la sombra más alargada que marcará la historia de un presidente que, a pesar de lo que nos quieren hacer ver desde la derecha más extrema, nos deja otras muchas luces que ahora, enfrascados en plena campaña electoral, ni tan siquiera recordaremos. Quizá otro día hagamos balance de gestión, y a lo mejor alguno se sorprende.

Pero si se me permite, quiero recordar que fue en el año 2007, (ZP ya era presidente desde 2004) cuando la tasa de paro en España alcanzó la cifra más baja de la historia 1,8 millones de personas, en el 2008 esa cifra alcanza los 2,5 millones y es a partir de la segunda legislatura, ya en el año 2009, cuando el paro comienza su desbocado crecimiento hasta alcanzar en 2011 esos casi 5 millones.

Me apetece recordar ahora que Zapatero y el PSOE ganaron las dos anteriores elecciones con más de 11 millones de votos y, queramos o no queramos, han sido la mayoría de los españoles los que democráticamente les han otorgado la responsabilidad de dirigir el Gobierno de la Nación. Cierto es que si los ciudadanos te otorgan su confianza, es con la certeza de que si les defraudas, te pasarán factura. Hoy por hoy, hay 5 millones de personas en España, que sienten en mayor o menor medida que Zapatero y el PSOE, les han defraudado. Desde mi punto de vista, hay muy pocas cosas que puedas hacer para ganar unas elecciones en unas circunstancias como las actuales, y eso lo sabe muy bien Mariano Rajoy y el Partido Popular.

Para el PP, de Rajoy, de Monago y de Casero, las cosas están muy claras, han sido Zapatero y los socialistas, los que han destruido los tres millones de puestos de trabajo que ellos crearon cuando gobernaba José María Aznar. Pero claro, ellos no recuerdan que la mayoría de esos puestos de trabajo fueron creados en el sector de la construcción y en el turismo. El ladrillo suponía el 18% del PIB español, las industrias auxiliares de éste, el 21%, y el turismo, el 11%. En total el 50% del PIB lo sustentaban estas tres elementos, precisamente los más favorecidos por los gobiernos del PP y de José María Aznar.

Ya casi nadie recuerda cuando ZP y el partido Socialista empezaron a hablar de que había que cambiar el modelo productivo español, para intentar evitar lo que finalmente ha pasado. Es cierto, no lo hemos logrado, no hemos sido capaces de cambiar la economía del país, pero eso no es una tarea fácil y desde luego se necesita mucho tiempo, el esfuerzo de todos y una cantidad imponente de recursos económicos, precisamente lo que más escasea en estos momentos.

“De aquellos barros, nos quedan estos lodos” y “unos por otros la casa sin barrer”. Frases hay a cientos, pero la realidad nos dice que ni los de ahora son tan malos como los pintan, ni los de antes eran tan buenos.

Lo que sí es cierto es que J.L Rodríguez Zapatero dejará de ser presidente de España. Se va con 5 millones de parados, una crisis económica mundial y el anuncio de que los terroristas nunca más volverán a matar en España. El anterior presidente de gobierno se marchó hace ya casi 8 años dejándonos enfrascados en una guerra ilegal, con la mitad de parados, y que a nadie se le olvide, con 91 personas fallecidas y 1.858 heridas, tras los atentados del 11 de marzo en las calles de Madrid.

Zapatero y Aznar, Rubalcaba y Rajoy, PSOE y PP. No, no son lo mismo.


Fernando Acero Pascual


Comments