LA OPINION

Si hace cuarenta años me dicen que iba a escribir un articulo en la opinión no me lo creo; recuerdo a una señora larga, delgada, vestida de negro, pañuelo a la cabeza y con un inmenso cesto de mimbre repartiendo la opinión por la calle García y sin embargo heme aquí, escribiendo para el susodicho Periódico digital.

Ambos comenzamos una nueva andadura juntos: «La Opinión» como periódico de información y yo como persona que pretende representar a los ciudadanos de Trujillo. Dos retos difíciles en los momentos que actualmente vivimos pero, sin lugar a dudas, apasionantes y que espero con final feliz.

Después de una reflexión profunda, valorando los pros y los contras de una decisión importante comienzas a ver la cruda realidad. Te das cuenta de que las cosas no son todas de color de rosa, compruebas con gran decepción que los que, hasta este momento, se denominaban amigos y amigas (discutible), aquellos con los que en numerosas ocasiones compartías café y algún aperitivo, que quienes delante ponían una cara y que a la vuelta te ponían «a parir», han cambiado y todo por el simple hecho de tener unos ideales políticos distintos a los suyos, y eso hace que te desprecien soberanamente, amigos y amigas de golpe en el pecho, genuflexión y «mea culpa», pero así, por desgracia, es el género humano.

Después de los años he tenido unas cosas y he perdido otras. También, sin importar cuanto gane ahora o cuanto pierda, sé que perderé más, que lo que pueda ganar; hasta que un día acabe perdiéndolo todo. No me hago ilusiones, ya sé que son las reglas no escritas; por suerte peino canas y he visto quizás demasiado: entre otras cosas, el ver nacer a mis hijas o el despedir a mis amigos y la vida continúa  

Lo importante y sobre todo es ser fiel a tus principios y consecuente con tus actos y por esos motivos he dado este paso. Entiendo la política como una forma de ver la vida y de actuar respecto a la misma (muy filosófico, ¿Verdad?); bueno más sencillo: ser uno mismo, la trayectoria de las personas la marca la propia vida, uno no es mejor o peor, bajo ningún concepto, por su condición social o económica o por sus creencias y predicamento; uno es el que es y punto.

Con mi decisión  de optar a la Alcaldía de la Ciudad, adquiero un compromiso con los ciudadanos y ciudadanas de Trujillo, que espero desarrollar de la mejor manera posible. Un compromiso basado en los principios de la Social Democracia, en la búsqueda de los medios necesarios para alcanzar las mayores cotas de libertad, igualdad y bienestar social para todos, uniendo como no otros valores como la justicia social, la solidaridad y la responsabilidad, estos valores tienen un fin, que es el de impulsar el mayor número de acciones a favor de los más débiles y garantizar los derechos y el bienestar de la mayoría de los hombres y mujeres de Trujillo; siempre teniendo en cuenta en primer lugar a las personas

En mi humilde OPINION los tres candidatos a la alcaldía de la Ciudad tienen algo en común: que creen en la palabra y la ejercen. Esto que, puede parecer una nimiedad, es muy importante para llevar a cabo una buena gestión; el dialogo es bueno hasta en los peores momentos y a pesar de las diferencias lícitas, que puedan concurrir en el día a día, siempre debe haber espacio para que se produzca el dialogo y el entendimiento.

Como diríamos en el argot taurino, me parece una buena terna, dos jóvenes maestros curtidos y conocidos en el ejercicio de la política y una promesa, entrada en años, con ilusión y ganas de triunfar. Nunca es tarde si la dicha es buena. ¡Suerte Maestros¡

Fernando Acero

Candidato a la alcaldía

de Trujillo por el PSOE

fernandoaceropascual@gmail.com


Comments