LA ALDABA

LAS PASCUAS

- El Chíviri -


La Semana Santa, que nos muestra el dolor y el sufrimiento padecido por Jesús el Nazareno, finaliza el viernes con la crucifixión y muerte de El Mesías, condenado injustamente por Pilatos. Pero esta muerte, nos deja LAS PASCUAS

- El Chíviri -, ver su cara positiva al ser vencida por la vida con la RESURRECCION, que nos devuelve la alegría en el júbilo de esta “Pascua de Resurrección”, que nosotros los trujillanos festejamos especial y grandemente tras el sábado de gloria, en esa incomparable, jocosa y colorida mañana del Domingo en que llenamos la plaza mayor de una explosión de alegría inmensa con el baile de las canciones del repertorio popular que conocemos como “El Chíviri”.

Este precioso Domingo de Pascua, que se completaba con la merienda por la tarde en el campo de San Juan y el lunes con el frite del cordero en el campo o bien con otra merienda en el vivero, y el martes para rematar y despedir las pascuas apurando las “sobras”, lo hemos ido transformando, yo diría, “trastornando” tanto, que casi en nada se parce a lo que fue. En estos últimos años, hemos reducido y ajustado los tres días a uno de tal manera, que más no cabe; bueno sí… todavía queda hueco para hacer también la cena del domingo en la plaza, total ya…; En cuanto el festival folklórico se alargara un poquito más y se rematara con otra verbena, algunos no se lo pensaban dos veces; (bueno, mejor no dar ideas…)

Yo pregunto: ¿Los trujillanos somos conscientes del desastre en que hemos convertido el Domingo de Pascua? ¿Estamos todos de acuerdo que lo queremos así? ¿Que nos gusta este macro-botellón que hemos ido organizando y “consintiendo”…? ¿Verdaderamente estamos dispuestos a resignarnos y aceptar esta desmesura de basurero urbano que nos desborda?... Yo creo que no; que la mayoría queremos un Chíviri limpio, como sea. Y que ya es hora de tomar medidas. El ayuntamiento no debe permitir que esta fiesta tradicional se malogre ó se pierda, por lo tanto no debe mirar para otro lado; tiene que encararse con ella. Debe reunirse con colectivos ciudadanos, analizar la situación y buscar soluciones; porque esto está tomando unas dimensiones que puede acabar explotando.

Y aunque de sobra lo sabemos, insisto nuevamente este año, que los primeros que debemos concienciarnos de que el chíviri “NO ES” UNA ROMERIA, somos los de casa, pues parece que “algunos” lo olvidaron y han copiado de los foráneos, trayéndose consigo a la plaza sus prebendas. Solo si nosotros no la queremos como tal y colaboramos para que no lo sea, podremos exigir a los de fuera que no la confundan con la romería de su pueblo, porque no lo es; principalmente porque éstas, tienen lugar en el campo y no en la plaza principal.

¿No será que la palabra CHIVIRI confunde porque suena un poco, a eso, a romería…? ; ¿No sería tal vez mejor volver a llamar a esta fiesta por su nombre de pila: LAS PASCUAS, a ver si acaso…?

Está claro que algo debemos y tenemos que hacer; algo, menos dejarlo ir a ver en que queda, porque eso sería, como pararse a ver el desenlace final de un “batacazo”; o sea, de una muerte anunciada, como la novela.

El año pasado, no conseguimos nada, el Bando que promulgó el Ayuntamiento era el primero y fue un RUEGO educado tan blando, que no surtió efecto. Nuestras recogidas de firmas tampoco sirvieron de mucho, aunque tengamos algunas más sin presentar. Pero esto no debe desanimarnos, porque estas “cruzadas” son cuestión de tiempo, cada año iremos consiguiendo algo más y algún día puede que esta “riada” haya vuelto a su cauce si “todos” los trujillanos nos concienciamos de ello y concienciamos a la vez a familiares y amigos para no consentir la barbarie y terminar de una vez con esta malentendida romería. Todos, deberíamos aportar las ideas que se nos ocurran, que seguro las tenemos, pero es importante manifestarlas, para poder encontrar soluciones.

En primer lugar el ayuntamiento, debería hacer público a través de los medios de comunicación un aviso tanto a Trujillo como a los pueblos de la Comarca y cercanos, anunciando la PROHIBICION de envases de vidrio, barbacoas, cocinas, carros de alimentos, bebidas ni nada que no sea la bota y la típica alforja de chorizo, queso, etc. suficiente para pasar la mañana (que son solo unas horas, no tres días).

Lo segundo y elemental para evitar que la gente se traiga comida, es facilitársela a precio “normal” no abusivo, animando a la gente que lo vende, que aproveche y monte en distintos soportales, pequeños mostradores llenos de típico hornazo, porciones de empanada, bollos dormidos, empanadillas de bonito y chorizo, tostas de patatera etc. Expedidos por una pareja ataviada con el traje regional. Esto, quedaría bien, les reportaría un beneficio y serviría a mucha gente de comida evitando traerla de casa, y “no generaría basura”.

También es necesario controlar los precios en las “barras” que deben ser los normales, pues lo abusivo es lo que incita a que la gente se lo traiga de casa. Así surgió el botellón de los jóvenes, huyendo precisamente de los altos precios de pubs y discotecas.

En cuanto a las basuras, si los contenedores “son pocos” y el ayuntamiento no tiene más, pues ya dije: vaciemos el pilar, así nadie hará el gamberro y usémoslo de contenedor por un día, que no pasa nada; puede parecer una porquería pero es práctico.

Y por último, la cuestión de los urinarios es bastante más compleja pero no por eso carece de solución. Los establecimientos cierran estos días los baños, con razón, conscientes de que en esta avalancha los váteres son una auténtica porquería; todos los sabemos, pero todos necesitamos usarlos; por lo tanto no queda otra que poner a alguien para el control y limpieza y pagar por usarlos como en todo lugar turístico. Pongo el ejemplo de Italia y Egipto que cobran, en este último un euro (que ya está bien), ó mínimo de 50 ctmos. En esta cuestión el ayuntamiento tiene que buscar y facilitar soluciones, igual que con la limpieza. Hay que idear algo, y ya se sabe: a grandes males, grandes remedios.

En fin, soluciones haberlas,”haylas”, seguro que cada uno, tiene otras tantas para aportar, lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo y aplicarlas.

De todas formas pasémoslo bien, que este día es excelente de aprovechar para divertirse y disfrutar con la familia y los amigos. ¡ FELIZ PASCUA ¡

Javier Iñigo García



Artículos anteriores: