DEL ENCHUFISMO Y OTROS QUEHACERES



Somos muchos los que llevamos años reclamando transparencia en “la gestión de lo Público”. Los políticos seguimos siendo uno de los principales problemas que existen, según datos de la encuesta del CIS, y es la ausencia de esta transparencia es lo que genera la desconfianza que tienen los ciudadanos y ciudadanas. Cuando algunos reclamamos que los despachos públicos, los ayuntamientos, las comunidades, los ministerios…en definitiva todo lo público sea de cristal, nos estamos refiriendo efectivamente a la transparencia. Los que de alguna manera nos dedicamos a esto de la política, debemos estar en ello no para enriquecernos sino para devolver a la sociedad aquello que esta nos ha dado. Por ello es necesario ser “ejemplo” en muchas cosas y por supuesto ser transparentes.

Lo triste es que entre la clase política usamos la estrategia de enmarañarlo todo, de esta forma, intentando eso de que todos somos iguales parece que la culpa se diluye. Pero lo siento, yo, Joaquín Paredes Diéguez (kin), no estoy dispuesto a aceptar la mayor. Evidentemente no todos somos iguales ni todos tenemos los mismos planteamientos.

Durante muchos años, el Partido Socialista Obrero Español en Extremadura (PSOE Ext), ha tejido una red clientelar en esta comunidad que resulta casi imposible desmontar. Durante muchos muchos años se tenía la percepción, en esta tierra, que para ocupar un cargo de responsabilidad en la administración pública, e incluso en la privada, era necesario ir con el carnet del partido por delante.

Para los que creemos que el mérito y la capacidad son las variables que deben regir la elección de los trabajadores, nos resulta triste ver como el Partido Popular de Extremadura (PP Extr) usa los mismos criterios que sus antecesores y se olvida de lo predicado en otras épocas, volviendo al enchufismo (Práctica habitual de conceder cargos o beneficios a través de influencias o recomendaciones, desatendiendo a los méritos propios de los candidatos) como norma de comportamiento. Probablemente sea legal, son de esos vacíos que tiene la ley que de una vez por todas hay que llenar. Ahora bien, aún siendo legal la cosa se vende muy mal y cuando menos resulta “Fea y Sucia”.

Todo esto viene a colación de la famosa polémica que ha suscitado el nombramiento de personal de confianza de la Junta de Extremadura, en el que todo apunta que los gobernantes actuales han tirado de miembros de sus familias para esos cargos. Algo que a todas luces reprobamos desde Izquierda Unida, y no nos parece una práctica correcta.

Lo increíble de todo esto es que el partido ahora en la oposición, que es quien denuncia estos hechos, haya metido en el mismo saco al nombramiento de dos personas vinculadas a Izquierda Unida, no por ser familiares sino por pertenecer a otro partido distinto. Es decir seguimos con las mismas prácticas de siempre, no valen los méritos solamente sirven los carnets. Tratando con ello de desprestigiar a compañeros de Izquierda Unida cuya valía profesional les hace alcanzar puestos de confianza, aunque sean de otro partido.

Yo me alegro, mal que le pese al PSOE Ext, que una gran persona como Ángel García Calle, vaya a ser el responsable del Observatorio de Empleo de Extremadura, no por ser de IU, sino por ser una persona de reputada formación, valiosa en su trabajo y si su pecado es tener amigos en el PP que le tienen en consideración, pues mejor que mejor.

Y para acabar al Sr. VARA habrá que decirle que no todos somos iguales, que a Ángel no le une ningún vinculo familiar con quien le ha nombrado y que sigue teniendo el carnet de IU. Es muy probable que si hubiera tenido carnet del PSOE usted se hubiera acordado de él hace años, pero aún siendo bueno, muy bueno, tenía el carnet de IU y eso a ustedes les suena a Monstruos. Como empecemos a tirar de la manta veremos a ver como acabamos. Acabemos con el sectarismo y nos irá mejor a todos. Gracias


Kin Paredes

Comments