LA FELICIDAD Y LA CASA DEL POBRE


Tras unos excelentes resultados electorales para IU Extremadura la felicidad duró más bien poco. A los tres días de las elecciones un grupo de compañeros y compañeras, miembros de la presidencia de IU Extremadura presentaron su dimisión. No voy a entrar en disquisiciones sobre lo conveniente o no de las dimisiones ni de las razones que les hayan podido llevar a hacerlo. Entiendo esta columna de colaboración como un espacio más personal, más íntimo, más de reflexiones sobre mi estado anímico y sobre todo sobre mi ciudad, a la que me debo firmemente y en la que VIVO.

Quiero agradecer la cantidad de gestos de cariño que he recibido durante estos días, sobre todo después de haberse hecho pública una de las cartas de dimisión en la que se producía un feroz ataque sobre mi persona.

Cuando uno se dedica a esto de “la política”, uno tiene claro que su vida pasa a una dimensión pública y que se está a expensas de las opiniones de lo demás. Eso es una verdad de Perogrullo, pero como bien decíamos en uno de los artículos anteriores no somos personajes sino personas, por eso siempre es bueno “Compañero Rafa”, reflexionar un poquito cuando se habla de los demás. Generalmente los descalificativos desprestigian más a quien los hace que a quien los recibe.

En una semana horrible para mí, después de mucho plantearme cuestiones personales y políticas, sigo considerando una apuesta del todo válida la apuesta de Izquierda Unida Extremadura. Un proyecto leal, transparente, horizontal y diverso, donde a veces la convivencia se hace complicada, pero que merece muy mucho la pena. Asumiendo posibles errores en la trasmisión de la información, reconozco que aquello que nos une a la gente de IU es mucho más grande que lo que nos separa. Por ello, y mientras que mi coordinador así lo considere, seguiré trabajando a nivel regional para esta casa, sin estar liberado políticamente, así lo he decidido yo, y creando un equipo que trabaje por y para mejorar las condiciones de vida de todos y todas los extremeños y extremeñas.

Nos enfrentamos ahora a un autentico debate de presupuestos para nuestra comunidad, algo que desde hacía muchísimo tiempo no se daba, el juego de las mayorías absolutas así lo permitía, pero ahora el tablero de juego es distinto, ahora tenemos que demostrar si todos tenemos capacidad de negociación y si entre todos somos capaces de hacer unos buenos presupuestos para nuestra comunidad. Os aseguro que por mi parte no va a quedar.

Salud, republica y buenos alimentos


KIn Paredes


Comments