UN MERECIDO HOMENAJE


Quisiera trascribir en este espacio de colaboración que me brinda la opinión la intervención que tenía previsto realizar el pasado lunes 26 de marzo en el reconocimiento oficial que hicimos a María Teresa Pérez-Zubizarreta Sánchez y que no pude materializar. Considero que el hecho de que el Señor Alcalde no nos concediera la palabra a los concejales de la oposición se trata más bien de un lapso, pues seguro estoy de que si lo hubiéramos pedido no hubiera tenido inconveniente alguno en concederlo. En todo caso, sirva esta colaboración para expresar lo que pienso y siento.
En reiteradas ocasiones solemos oír lo ingrato que puede llegar a ser el trabajo del político, máxime cuando se está en la oposición y pocas veces se degustan sabores dulces. Pues bien, hoy es uno de esos días en lo que la fortuna hace que uno se sienta orgulloso de que sus ciudadanos le eligieran para representarles en esta Corporación.
Hoy creo que todos nos vamos a ir con ese sabor dulce que deja el trabajo bien hecho; hoy vamos a reconocer, por todos sus méritos y porque realmente se lo merece, a una Trujillana; hoy Maria Teresa, quisiéramos que te sintieras como lo que realmente eres: una excelente persona, una excelente Trujillana y una amante de uno de los artes más bonitos que existen: la fotografía.
Yo siempre he dicho, y así lo he expresado en varias ocasiones en este pleno, que soy la voz de un colectivo, amplio plural y en el que a veces es difícil conjugar y aunar criterios, hoy me resulta fácil, hoy existe plena coincidencia, hoy todo el colectivo al que represento piensa lo mismo, Tú te lo mereces. Pero hoy mis compañeros me van a permitir que personalice un poco, porque si hay algo importante en mi vida y en mi familia eso es el mundo de la fotografía, al que obviamente estás muy ligada.
Yo tengo la suerte de venir de familia paterna donde la fotografía fue importante “Lolín” Paredes y, como no, de familia materna los Diéguez, y decir Diéguez en Trujillo es sinónimo de decir arte, fotografía y modo de vida.
Seguro que un porcentaje altísimo de población de nuestra ciudad ha sido fotografiados ya por la cámara de mi abuelo, ya por la de mi madre o, como no, por la de mi tío Antonio. Son muchas las anécdotas que vinculan a María Teresa y su familia con la familia Paredes-Diéguez, la música, otra de las nobles artes que se cultivan en ambas casas, la amistad que se profesan ambas familias, etcétera. Pero me vas a permitir hablar solo de dos de ellas, una del impresionante trabajo que hiciste con la “Memoria Quieta” donde tu calidad como persona honró de forma notable la figura de los Diéguez, algo que en casa siempre reconoceremos y otra una fotografía impresionante que tenemos en casa, que se hizo con una cámara que tu padre prestó a mi abuelo y que recoje una estampa de la Plaza Mayor de Trujillo hecha en una noche de tormenta de otoño, con la luz de un rayo. En casa esa es la foto de la cámara de Zubi.
Gracias María Teresa por todo tu trabajo y que sepas que los buenos homenajes se han de dar a los vivos, de esa forma se puede disfrutar con ellos, nosotros desde Izquierda-Unida esperamos seguir disfrutando contigo y con todo lo que haces en favor de la cultura de este pueblo. Un beso.

Kin Paredes
Comments