DUARTE PINTO COELHO, UN DECORADOR EXCEPCIONAL DE PRESTIGIO MUNDIAL QUE NUNCA FUE RECONOCIDO EN TRUJILLO

Duarte María Egaz de Avillez Pinto Coelho nació en Cascais en 1923 y falleció hace un año en Trujillo, a los 87 años de edad. Cambió la serenidad de su pueblo natal por el ambiente cosmopolita del bullicioso París de los años 40. Desde entonces comenzó a frecuentar a personalidades de la cultura y el arte como Coco Chanel, Truman Capote, María Callas o Dalí.


Después se mudó a Madrid, donde abrió una tienda de antigüedades y comenzó a trabajar en decoración de viviendas particulares y espacios públicos, especialmente para la aristrocacia. Su labor se hizo reconocida internacionalmente y trabajó en países como la India, Estados Unidos, Argentina o Malawi.
Se instaló en la capital de España precisamente porque era un buen lugar para empezar. "Viví en París durante cinco años y aprendí de grandes decoradores. Tuve la suerte de ver casas fantásticas de gente como el barón Alexis de Rede Barons de Rothschild y otras muchas familias conocidas. Y entonces fui a Madrid, donde en aquella época no había decoradores", recordaba.
La forma de entender la decoración de interiores de Pinto Coelho pasaba por la premisa de que "la mayor preocupación debe ser la creación de comodidad y confort". El lema de Duarte Pinto Coelho –"una casa debería, al final, parecer como si el mismo decorador nunca la hubiera pisado"– es toda una demostración de su ingenio, filosofía y estilo. De hecho, no solo fue uno de los primeros y mejores decoradores de interiores de España, sino que él mismo llegó a ser una importante figura dentro de la alta sociedad española. Las fiestas que realizaba en su apartamento situado en el Palacio Pinohermoso de Madrid aún se recuerdan. Desde Truman Capote a Maria Callas, pasando por Amália Rodrigues o Henry Kissinger, cualquier celebridad que visitase España era su invitado.
Su pasión por la decoración comenzó desde niño. "Ya en la infancia, cuando mis padres salían, modificada la casa, moviendo cosas aquí y allá, y cuando volvían nunca me regañaban, porque los cambios eran siempre para mejor", explicaba en una entrevista con la revista portuguesa 'Caras'.


Su último proyecto fue el hotel Finca Cortesín, en Málaga.
En 2002 recibió la Medalla de Oro de Bellas Artes en reconocimiento a su dedicación por reunir, conservar y mostrar diversas colecciones de arte, como la de piezas malagueñas en terracota del siglo XIX, expuesta en 2003 en el Museo Nacional de Artes Decorativas.
La lista de clientes de Duarte Pinto Coelho era interminable, cosmopolita y mundial. Trabajó en la India para el Marajá de Jaipur, en Europa para la princesa Béatrice de Habsburgo y en Portugal, fue el autor de la decoración del Ministerio de los Negocios Extranjeros, del Grémio Literario y del Raestaurante Alviz. Asimismo, cabe destacar el trabajo que el decorador portugués hizo en España para la Escuela Superior de Canto en la calle de San Bernardo de Madrid.
"No era un amueblador sino que su decoración dejaba un poso cultural, un pensamiento“ dijeron de Duarte Pinto otros decoradores. Acabó siendo también un coleccionista porque amaba las artes decorativas y cuando amas la profesión no puedes abandonar las joyas que encuentras.
Nunca quiso escribir sus memorias porque, según decía él mismo, prefería vivir la vida mejor que contarla.


EL LEGADO DECORATIVO DE LAS CASAS DE DUARTE PINTO COELHO DE TRUJILLO Y MADRID SE SUBASTARÁN EN CHRISTIE'S DE LONDRES EN JULIO

El legado decorativo de Duarte Pinto se subastará en Londres los próximos 20 y 21 de julio. En total, 800 lotes de objetos con un valor estimado de 1,7 millones de euros.


El célebre decorador vivía en Madrid en un hermoso palacio, en el barrio de la Latina, y el público en general pudo visitar durante varios días de enero y febrero este palacio antes de que fueran retiradas sus pertenencias que serán subastadas en Christie's, Londres.

Se trata de un imponente palacio de ladrillo rojo, repleto de lujo y de detalles, que estaba tal y cómo el la dejó: desde las fotografías de los Reyes de España, los jabones y colonias del baño, la colección de bastones y hasta los sobres que pueblan el escritorio. "Es la primera vez en España que abrimos una casa tal y como el dueño la dejó, de modo que lo que se ve es una casa vivida", aseguró el consejero delegado de Christie's en España.
Refinado y de gusto ecléctico, el coleccionismo fue su gran pasión y prueba de ello son sus dos residencias, adornadas con un gran número de muebles, obras de arte, porcelanas, pinturas, plata, alfombras y textiles. El valor total de la colección se estima alrededor de los 1,5 millones de libras (1,7 millones de euros). La colección contiene una increíble variedad de obras de arte y objetos decorativos. Desde textiles españoles e italianos antiguos hasta porcelanas chinas decoradas en azul y blanco, así como un gran número de esculturas europeas y pinturas del siglo XX. Entre las más destacadas piezas de su colección se pueden señalar el conjunto formado por pinturas chinas sobre cristal.



Porcelanas chinas en blanco y azul, biombos asiáticos, muebles de India en ébano y hueso, techos pintados que simulan relieves, paredes enteladas, bustos de mármol, alfombras de cuenca, un “Antonio López” (la pieza más cara de la subasta). L
a casa está llena de “joyas” y una de esas joyas es el órgano, declarado Bien de Interés Cultural, que preside uno de los tres salones de la casa. Al aprecer, la subasta no incluye el imponente instrumento, ni los pianos ni el cuadro de Velázquez que cuelga sobre el escritorio.
En una entrevista a la revista portuguesa Caras en diciembre de 2009, Duarte decía: "Mi casa es grandiosa, espectacular, acogedora. Una vez puse los muebles ya nunca más me pude mover de aquí".
Esta casa actualmente está en venta, y consta de una primera planta de 500 metros cuadrados, techos de cuatro metros y medio de altura, distribución particular -tres salones, un comedor, un dormitorio y un baño debido a que antes de vivienda fue colegio y laboratorio fotográfico de Kodak-. El precio de este piso palacio en el corazón del barrio madrileño de La Latina es de tres millones de euros (http://www.aguirrenewman.es/an/residencial_palacio_pinohermoso/don_pedro8.pdf).
La subasta también ofrecerá muebles y objetos procedentes de su casa en Trujillo, el Palacio Chaves-Mendoza, del siglo XVI. Lo que antiguamente había sido palacio, monasterio y hospital, Duarte Pinto Coelho lo decoró y transformó en 1971 en una casa que consideraba como su buen retiro.
En este lugar era donde disfrutaba recibiendo a sus amigos y organizando reuniones más informales. Entre las piezas más destacadas que se encuentran en Trujillo cabe destacar una serie de”gouaches” italianos del siglo XIX representando vistas de Nápoles y de las erupciones del Vesubio.
Duarte Pinto también fue un gran anfitrión. Salvador Dalí, Truman Capote, Mario Soares y Henry Kissinger fueron algunas de las figuras que pasaron por su casa. Se cuenta que en su casa de Trujillo "la mantelería, la vajilla, la cristalería era distinta cada día, diferente incluso cada comida. Hasta para decorar la mesa tenía en consideración los olores, el paisaje y la hora del día".
El palacio Trujillo, está en perfecto estado de conservación y consta de un edificio central de dos plantas con patio central ajardinado y una iglesia anexa de una planta de cruz latina, además de un amplio jardín con huerto propio, varias terrazas y una piscina con bar. Tiene una superficie total de casi 2.000 metros cuadrados y su precio es de 4 millones de euros. (http://www.aguirrenewman.pt/buscador/detalle_residencial.aspx?id=MADR_028579 )




Comments