Con motivo de el penoso ocaso de la fiesta del Chíviri del año pasado, supongo que lo recordaran... entre basuras, orines y demás... escribí al Ayuntamiento, concretamente a nuestra alcaldesa, para saber qué medidas pensaban tomar para solucionar o paliar lo sucedido.
Cómo no me respondieron y tenía constancia de su recepción, a los tres meses volví a enviar la carta nuevamente junto con otro pequeño texto en el que la informaba de mi espera paciente a su contestación. Esa contestación después de casi un año nunca ha llegado. Me indigna que me ignoren y más una Administración Pública que tiene el deber de responder. Es por ello que les envío la carta por si ustedes están interesados y les parece bien publicarla, a ver si de esta forma, los señores funcionarios del Ayuntamiento se dignan a contestarme.Muchas gracias,

Madrid, 8 de abril de 2010


Estimada Sra. Alcaldesa de Trujillo

Me dirijo a usted con el propósito de reflejar la opinión mía y de otros muchos trujillanos que pude constatar el domingo del Chiviri. Siempre me he sentido muy orgullosa de esta fiesta, pero tengo que decir que lamentablemente desde hace dos o tres años está dejando de ser lo que era.

Vivo fuera de Trujillo actualmente, allá donde estoy hago publicidad de mi pueblo y de sus fiestas, en especial de la Semana Santa. Mi primera decepción personal ocurrió hace tres semanas cuando comentando y alabando “mi Chiviri” con una compañera de trabajo, ésta busco un video en internet de la fiesta y su respuesta fue:”pero esto lo que es, básicamente, es un botellón”. Ese domingo pude constatar que mi compañera estaba en lo cierto. Afortunadamente ella no vio lo que ese botellón dejaba detrás: restos de una batalla campal, bolsas, bricks, restos de comida, botellas… imposible andar por la plaza sin literalmente esquivar la porquería que había. Eso sin contar orines por todas las calles y esquinas. Toda una imagen lamentable que ha empañado mi recuerdo y que perjudica gravemente a nuestra ciudad.

Que una de las fiestas declarada como de Interés Turístico Regional pase a convertirse en un macro-botellón es vergonzoso. Dice mucho de la política de conservación de tradiciones que se está llevando a cabo. Entiendo que el Chíviri deja dinero, mucho, que atrae a turistas, pero si NO lo cuidamos, se convertirá en lo que ningún trujillano quiere. Seguirá viniendo gente, no lo dudo, pero no será un turismo de calidad, será un turismo de camping, con bebida y tortilla de patatas incluido, con la consecuencia de un beneficio mínimo para el pueblo.

Si esto es lo que quieren, el desprestigio de una fiesta, que nos asimilemos a otros macro botellones que se realizan en España vamos por el buen camino; sino, le rogaría que tomara MEDIDAS para que desde el año próximo podamos celebrar esa fiesta como siempre ha sido. Le puedo sugerir algunas, prohibición de botellón en la plaza y comidas, multas para que la gente no orine por las calles, más baños públicos móviles para ello, si es necesario más presencia policial para evitar conflictos y menos permisividad en general, pero eso se lo dejo a usted, que para eso es la alcaldesa. Por mi parte, haré lo posible por evitar este deterioro, mandando cartas a la Junta, medios de comunicación o lo que estime conveniente.

Por todo ello exijo una pronta respuesta desde su Administración y personalmente de usted, con su opinión al respecto y las medidas que piensan tomar.


Atentamente,

Gema Martín Fernández


Nota: Esta carta que adjunto fue registrada y enviada hace cuatro meses y medio. NI UNA RESPUESTA. Ni tan siquiera una carta del tipo “Estamos trabajando en mejorar y solucionar problemas, gracias por su interés.” Queda claro cuánto le importa el tema y lo que le importa Trujillo. Así le va a Trujilo.

Comments