LA ESCUELA DE FÚTBOL

Esta carta responde a una enviada por el padre de un de los nuiños de la Escuela de Fútbol, que decía lo siguiente:

El entrenador de fútbol de los Benjamines C de Trujillo (Antonio Alvarado Solís) ha echado a mi hijo del equipo, por no ser competitivo y estar a años luz de los de mas, según él. Como pienso que con 9 años lo que se les tiene es que motivar por el deporte, no hacerles llorar. Creo que no está federado, pero me gustaría saberlo, porque a entrenadores como este, que solo piensan en hace niños competitivos no se les debería dejar trabajar con menores y quitarlos la ilusión de poder jugar. 

Atentamente un Padre

José Joaquin Muñoz Mateos

Respuesta:

Desde hace unos días se están vertiendo una serie de acusaciones contra mí en relación a mi trabajo realizado en la escuela de fútbol a lo largo de esta temporada a las que yo no he hecho mucho caso, pero entiendo que todo tiene un límite y cuando se utiliza la mentira como único argumento uno siente la necesidad de defenderse aunque más que defenderme me gustaría argumentar los motivos que me mueven a trabajar con niños:

En primer lugar mi pasión por el fútbol, deporte al que llevo vinculado desde que tengo uso de razón y del que nadie va a conseguir separarme nunca, lo que no ha conseguido mi mujer en 12 años no lo va a conseguir otra persona por mucho poder que asegure tener. En segundo lugar por mis dos hijos a los que les gusta este deporte y por los que voy a luchar por darles esa estructura deportiva que yo no tuve y por transmitirles esos valores que a mi me enseñaron personas que no voy a nombrar y que tanto me han servido en la vida. En tercer lugar por ese grupo de niños con los que llevo trabajando desde que tenían 3 o 4 años a los que les he enseñado a ser un equipo, a ser solidarios, a disfrutar del deporte y por supuesto a ser competitivos dentro de los límites de lo meramente deportivo y a los que jamás podré devolverles todo lo que me han dado. Y por último por todos los niños de la escuela, sobre todo en las categorías base que merecen tener una escuela acorde con nuestra ciudad en la que trabaje la gente del fútbol y donde todo ese trabajo se vuelque en darles una formación deportiva y ética basado en el respeto y el compañerismo donde los únicos intereses tanto económicos y deportivos sean en beneficio de la escuela y que por supuesto el objetivo final sea formar futbolistas para abastecer el equipo de nuestra ciudad pero sobre todo fomentar la práctica del deporte como parte de la educación de nuestros hijos.

Decir también que en este año he podido cometer errores de los cuales pido disculpas y que por supuesto se cuales son mis limitaciones, pero nunca he discriminado a ningún niño por sus condiciones físicas, se que soy una persona competitiva pero siempre he buscado el bienestar de todos por encima de cualquier resultado, otra cosa es que en algún momento no lo haya conseguido. Jamás le he prohibido a ningún niño viajar con su equipo y menos se lo he dicho a él delante de sus compañeros como jamás he expulsado a ningún niño de la escuela ya que no tengo potestad para ello y los que me conocen saben que nunca haría eso, la persona que me acusa de esto sabe perfectamente que miente. Yo también soy padre y sería capaz de cualquier cosa por buscar el bienestar de mi hijo, pero lo que más me preocupa de todo esto es que a veces los padres no somos conscientes de que con nuestros actos a quién realmente perjudicamos es a nuestros hijos metiéndonos en cruzadas sin ningún sentido olvidándonos de lo más importante, los niños. Me siento orgulloso de todos los niños por igual y deseo que sigan cumpliendo su sueño de jugar a fútbol con o sin mí y le estoy agradecido a todos los padres a los no tengo nada que reprocharles sino todo lo contrario han sido mi mejor aval todo el año y espero seguir trabajando por la escuela tanto desde dentro como desde fuera y no escatimaré ningún esfuerzo en intentar que funcione como Trujillo se merece, también espero ver el próximo año a más caras conocidas de nuestro fútbol trabajando desde dentro y a los que espero aportarles mi granito de arena.

Vuelvo a pedir disculpas en todo lo que haya podido equivocarme aunque mi conciencia está tranquila y quiero agradecer el apoyo recibido estos días de mi gente, de mis amigos, del club y en general de la gente del deporte. Mucha suerte a todos.

Antonio Alvarado Solís 

(Monitor Escuela de Fútbol) 

Comments