TRAS DOS AÑOS DE TRABAJO, CABAEX VUELVE A PONER EN MARCHA LA ESCUELA MUNICIPAL DE EQUITACIÓN

Hace algunos años comenzó a funcionar la Escuela Municipal de Equitación, promovida por Cabaex y, en sus comienzos, llegó a funcionar bien y contó con muchos alumnos. Pero poco a poco, la directiva de entonces, más preocupada por cuestiones de mayor calado, perdió interés por la iniciativa, lo cual generó en descontento de monitores, alumnos, ayuntamiento y todos los que tenían que ver con el asunto.
Ahora, dos años después, la veterinaria de Cabaex, Pilar Cuadrado, y el monitor, Jaime Gil, han puesto manos a la obra y se han propuesto que vuelva a funcionar, e incluso, proyectan actividades a medio plazo para que exista un club hípico que pueda competir y convocar concursos hípicos con referente.
Los primeros alumnos de la escuela terminaron en Cáceres y pretenden recuperarlos «porque las instalaciones que hay en Trujillo no las hay en otro sitio y aquí pueden disfrutar y aprender mejor que en cualquier otra escuela», explica Pilar Cuadrado. De todos modos, comenta que no es fácil porque hay muchos gastos: desde la cuota que hay pagar por el uso del picadero, el pienso y las cuadras, hasta los gastos de personal, los monitores o la secretaría, entre otros. Todo ellos hace que los gastos se disparen y, sin embargo, ellos han conseguido ajustarlos al mínimo pidiendo que los particulares cedan caballos para el aprendizaje y que Cabaex ponga todo lo demás. Ahora sólo falta que el ayuntamiento también eche una mano y les exima de las cuotas por uso de la pista y picadero, para que los costes no se disparen, «al igual que las escuelas de otros deportes no pagan ninguna renta por usar las instalaciones municipales», indica Cuadrado.
De momento, la iniciativa ha sido bien acogida y cuentan con la promesa de la alcaldesa para impulsar esta nueva escuela hípica. Así han establecido una cuota mensual de 75 euros mensuales por dos horas de clases semanales. En ningún otro sitio es tan barato recibir clases de equitación.
Ya hay preinscritos unos 25 alumnos, que no necesariamente tienen que ser niños; pueden ser de todas las edades, ya que hay tres niveles de aprendizaje, iniciación, continuación y perfeccionamiento.
El monitor hípico será Jaime Gil, profesor titulado por la federaciones hípicas extremeña y española, quien apunta que cuenta con un «programa de aprendizaje a la carta», personalizado para cada alumno en función de sus conocimientos. Este programa se verá completado con competiciones, concursos y paseos por el campo, para estimular a los alumnos.

CENTRO DE ALTO RENDIMIENTO
Gil avanza que, entre otras pretensiones, figura la de llegar a crear en Trujillo un Centro de Alto Rendimiento, «un proyecto que no llegó a prosperar en Almendralejo y que Trujillo sería un firme candidato porque cuenta con unas instalaciones excepcionales, aunque algunas necesitarían una remodelación». Según este profesor, un centro de estas características traería consigo categoría hípica para la ciudad, además de puestos de trabajo y otros ingresos paralelos. «La escuela es el germen de un club hípico que irá consiguiendo nivel y puede traer concursos y jinetes de prestigio», subraya.
En los proyectos de futuro figura también crear un centro de «Hipoterapia», idóneo para personas con Síndrome de Down, por ejemplo, y cuyo proyecto ya ha sido presentado a al Junta de Extremadura.
NO obstante, Jaime Gil insiste en que la Escuela Hípica está abierta a personas de todas las edades y que la formación ecuestre es personalizada y que no es necesario tener caballo para recibir las clases.
Asimismo, recuerda que Cabaex está abierto a todo tipo de acciones con los caballos, sean de raza española o no sean de raza: pupilaje, doma, formación o estancia en cuadras, entre otras.

Comments