APARECEN NUEVOS YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS EN LAS OBRAS DE CANALIZACIÓN DE LA POTABILIZADORA
Las obras han dejado al descubierto una importante necrópolis y los restos de lo que parece una alberca árabe y una basílica visigoda.

Casi a diario aparecen restos arqueológicos en las obras que está ejecutando la empresa pública Acuasur en la fachada occidental de la muralla para las canalizaciones de la planta potabilizadora y que está atravesando la parte más sensible del batolito sobre el que asienta la ciudad. Aunque era de prever que este trazado era el menos aconsejable, se han acometido dichas obras con criterios ajenos a la defensa del patrimonio arqueológico.

9/11/2012

Las obras de soterramiento de las conducciones de aguas residuales que atraviesan todo el perímetro de la muralla por el berrocal, desde Huertas de Ánimas hasta La Albuera, han vuelto a ser interrumpidas en otro de sus tramos, por la aparición de importantes restos arqueológicos en las inmediaciones de la ermita de Loreto entre las que figuran múltiples enterramientos y los restos de lo que, en principio, podría ser una alberca.
No es nada nuevo que haya nuevas apariciones arqueológicas de gran valor en la zona que obligan a parar las obras. En verano, afectaron ya a las ruinas de una iglesia tardo romana aparecida en sus inmediaciones y ahora, la aparición de nuevos restos arqueológicos, que podrían datar de la época visigoda, han hecho que se detengan en dicho tramo, en tanto los arqueólogos continúan investigando para confirmar el valor de estos hallazgos.
Según los expertos, estas obras han afectado ya a los restos de la calzada romana que iba de Turgalium a Cauria y a los de una basílica mozárabe que estaba situada en plena necrópolis. Según Ramos Rubio se trata de un edificio que conserva a ras del terreno su cabecera, “que más que un conjunto monástico parece, más bien, que se trata de una pequeña iglesia para la asistencia cultural del arrabal”.
Los vestigios hallados en el interior de la basílica fechan el yacimiento en el siglo VII después de Cristo. “Probablemente nos encontramos ante un edificio que atendía al culto de un arrabal poblado por mozárabes y asistido por esta Iglesia de la que debió perderse su memoria anterior a la conquista de los cristianos”, dice textualmente Ramos Rubio en uno de sus trabajos publicados.

TRAZADO DESCABELLADO
A juicio de los expertos, el trazado de esta obra es descabellado ya que linda con la muralla occidental y se sabe a ciencia cierta que éste perímetro es muy rico en vestigios arqueológicos. Tampoco hay que olvidar las voladuras que se han llevando a cabo y que podrían haber dañado las partes de lienzo de muralla menos estable de esa zona, alguna de las cuales había sufrido anteriormente derrumbamientos debidos a la acción del agua.
Ya han sido varias las organizaciones las que han denunciado el peligro que corre el Berrocal trujillano con estas y otras actuaciones que están siendo consentidas en su entorno, a la construcción de viviendas ilegales en este espacio y a las que ahora se suma la perforación de todo el perímetro anejo a la muralla en su vertiente más occidental.

Comments