CARTA AL PUEBLO SOBERANO

Muralla rota, terraplén artificial con todos los detritus de La Coria, basura y callejas abandonadas.

No sé si los de Izquierda Unida estáis en el Ayuntamiento. Antes sí, ¿no? Me alegra saber que suscribís la denuncia sobre La Albuera sacada a la luz por Alfonso. Supongo que también estaréis, como quien esto escribe, sorprendidos e indignados por la otra gravísima denuncia aparecida en la Editorial de La Opinión, la de "la Moraleja" de Belén" que se han montado los "socios listos", sí, los mismos que acogen en su Internacional Socialista a los partidos de los tiranos corruptos y ladrones de Túnez y Egipto, Ben Ali y Mubarak, recientemente descabalgados del Poder por los de abajo. ¡Qué ejemplo para nosotros!, para tantísimos trujillanos sumisos, abotargados...

La pregunta es: ¿se debaten estas cuestiones tan importantes en el Ayuntamiento? ¿Hace oír su voz I.U. como grupo organizado y partido político que es, proponiendo soluciones y denunciándolo públicamente a los convecinos, movilizándose para tratar de atraer y aglutinar a los que están hartos?

¿Qué pensáis hacer ante el increíble y despilfarrador disparate de gastarse 15 millones de euros en arreglar la carretera hasta Ruanes? ¿A quién favorece y beneficia esta aberración? No hace falta ser muy listos, ¿verdad?, a los de siempre, a las petroleras, a las grandes constructoras, a los burócratas de la Junta y el Ayuntamiento, al Capital, a la Empresa, al Dinero, al Sistema, para que siga viviendo a costa de nuestra propia muerte ¿Y a los trujillanos? ¿Les favorece, les beneficia?

¿No pensáis que con esa enorme cantidad de dinero destinada a una carretera que no nos hace falta para nada a los de Trujillo, los de La Cumbre o los de Ruanes, se limpiaría y adecentaría La Albuera, se construiría una depuradora más abajo, se demolería el aberrante campo de deportes de bovedillas de San Lázaro (otra "herencia" del ayuntamiento socialista), restaurando de paso la escombrera de al lado que llega casi hasta la plaza de toros y las viviendas de por allí,  recuperando la centenaria cañada, destrozada e invadida por la mugre y el ladrillo especulador, devolviendo a su perdida belleza de antaño los parajes del Campo de San Juan y ermita de Santa Ana, convertidos por el botellón y el Progreso en vertederos y muladares impresentables ante la indiferencia, desidia e incompetencia del Ayuntamiento, se terminaría la cutrez del estanque y alrededores, se recuperaría la cerca del Espolón y las callejas, algunas antiguas calzadas, en deplorable estado de abandono, como parque para la ciudad, para todos los trujillanos y los que nos visitan ¿Cuántos miles de jornales y riqueza palpable dejarían en el pueblo?

¿Son estas las consecuciones, las mejoras y los programas de actuaciones que el Ayuntamiento presenta como méritos para aspirar a que Trujillo sea reconocido y declarado patrimonio de la humanidad? ¿Es esta la manera de mostrar su amor por la ciudad? ¿Estos son los los cuidados y atenciones para con Trujillo para sentirnos orgullosos de nuestro pueblo y de ser trujillanos? Pura propaganda y espectáculo.

¿Qué dice y hace el concejal de obras y urbanismo o como se llame? ¿Estará montando en seg-way con el antiguo alcalde?

Trujillanos: Riqueza palpable para el pueblo y no miseria progresada para todos.

Ese es nuestro lema. 

 Juan Sánchez-Escobero Alonso


NOTA DEL AUTOR A POSTERIORI

Lo de "Pueblo Soberano" lo tomaremos con distancia e ironía. Lo razono con palabras de un maestro que yo tuve : El Estado progresa en estupidez: un aumento extraordinario de la memez y la grisura en la administración de la Nueva Sociedad Democrática por todas partes; la extrema mediocridad de los gobernantes "occidentales" (mera contrapartida y complemento de los restos de culto apoteósico a lo Castro en otros sitios), el contínuo aumento de poder de los negociantes entrados en política que se acompaña en ellos de una creciente grosería en sus procedimientos y pérdida de la ingeniosidad de los mercaderes de antaño; así el Poder mismo, vendido por entero a los negociantes, sólo puede estar hecho a la medida de estos enriquecidos nietos de los burgueses, y el Estado es ya por doquier un Estado de mercachifles de autovías, televisores, medias de nilón y de petróleo. Y en cuanto al resto de la población, aquello que antaño se decía pueblo, apenas hace ya falta describirlo aparte; pues con decir que ellos son los clientes de tales comerciantes y los contribuyentes de tales administradores, ya se ha dicho bastante por el momento. (+)

Comments