21-02-2011

SALOR ASEGURA QUE CON LA NUEVA APAREJADORA SE DEVOLVERÁ A TIEMPO LA FIANZA DE LAS OBRAS

Ahora va a resultar que la vacante de aparejador en el ayuntamiento de Trujillo tenía la culpa de que no se devolviera el dinero de las finazas cobradas por el municipio en concepto de licencias de obras en tiempo y forma. Al menos, así lo ha declarado públicamente Javier Salor, concejal de Obras y Urbanismo, a la vez que ha explicado que con la nueva aparejadora contratada por el ayuntamiento todos los trámites de este departamento se agilizarán notablemente; también la concesión de las licencias de obras que se tramitan.
Según el edil, durante los cinco meses que ha durado el proceso de selección, al que han concurrido más de medio centenar de aspirantes, los trámites en el Servicio de Urbanismo han sufrido un «atasco» considerable, algo que esperan se vea aliviado con la incorporación de la nueva técnica.
La medida de imponer una fianza a las obras fue aprobada unánimemente por las tres fuerzas políticas en el Consistorio, si bien establece que dicha fianza sea devuelta en un plazo de 45 días, tras la comprobación por parte de los técnicos de las condiciones en que ha finalizado la obra. Además, Salor insiste en que no siempre es culpa del ayuntamiento «porque a veces a los interesados les faltan papeles y documentos que no aportan», y apunta que la devolución la tiene que solicitar el interesado, dado que, de otro modo, no se sabría cuando finalizan las obras.
Esta cuestión se ha convertido en referente en el turno de ruegos y preguntas de los grupos de la oposición en los plenos y en una contrariedad para los promotores de las obras que, asisten impotentes, a un importante retraso del dinero que han depositado en las arcas públicas por dicho concepto. Asimismo, desanima a los promotores a acometer el ya disminuido número de nuevas obras en la ciudad, según se asegura en el entorno de la construcción.
Lejos de pensarse que el motivo de dicho retraso podría deberse a la falta de liquidez del Consistorio, el experto edil ha dejado muy claro que se trata, exclusivamente, de un «atasco» en el Servicio de Urbanismo y que, ahora ya se verá definitivamente solventado con la flamante aparejadora.
Comments