01-03-2011

LA DEUDA DEL AYUNTAMIENTO DE TRUJILLO PODRÍA RONDAR LOS 7 MILLONES DE EUROS

El Ayuntamiento de Trujillo podría tener una deuda cercana a los 7 millones de euros, según ha podido saber «La Opinión» de fuentes cercanas a la contabilidad consistorial, lo cual supondría que un 70 por ciento de su presupuesto estaría dedicado a deuda. Tan sólo, de «deuda viva», es decir, lo que el Consistorio debe a los bancos en concepto de créditos e intereses, Trujillo debe más de 1.5 millones de euros.
Exactamente, la «deuda viva» del Ayuntamiento de Trujillo, según datos oficiales del Ministerio de Economía y Hacienda, hace un año, a fecha del 31 de diciembre de 2009, era de 1.547.000 euros: más del doble del año anterior.
Según estos datos, la deuda viva ha crecido con respecto al año anterior (2008) más un 221 por ciento, es decir, más del doble. A la vista de estas cifras, la deuda por habitante es de casi 157 euros. Hay que tener en cuenta que se trata de un concepto financiero y que por lo tanto incluye tanto el principal como los intereses a la fecha en cuestión: hace un año, con lo cual es de suponer que esta cifra se ha visto incrementada.

Pero esta deuda, es exclusivamente la contraída con las entidades financieras y, por lo tanto, no incluye la deuda comercial, que es aquella que el Ayuntamiento mantiene con proveedores o por prestación de servicios, entre otros conceptos. Estas partidas son las realmente importantes en los municipios.

DEUDA CON LAS KOPLOWICH

Según fuentes no oficiales, la deuda comercial que registra el ayuntamiento trujillano podría superar los 7 millones de euros. Además de la «deuda viva», se suma la que mantiene con la empresa de las Koplowich (FCC), concesionaria del servicio de basura, a la que debe más de un millón de euros.

A esto también se suma la inconmensurable carga laboral que el ayuntamiento ha asumido en la última década: a la habitual y ya importante plantilla de funcionarios, se ha sumado una plantilla adicional de 57 contratos indefinidos, que han accedido a dicha condición por «dejadez o consentimiento» de los ediles gobernantes. Estos trabajadores municipales han ingresado en la nómina de trabajadores fijos indefinidos gracias a la renovación «sine die» de sus contratos laborales y es lo que se conoce como «Contratos en Fraude de Ley» pero, aún así, son inapelables e incuestionables desde el punto de vista legal y en cualquier tribunal de los Social.

Este hecho, hace que el capitulo 2, dedicado a Gastos Generales y de Personal, se haya disparado hasta límites insostenibles para un ayuntamiento como el de Trujillo.

Otro capitulo capítulo importante es el de los gastos judiciales que tiene contraídos el Ayuntamiento de Trujillo. Se trata de una cuestión ya denunciado por el Partido Popular, quien asegura que la cantidad de casos judiciales abiertos contra el ayuntamiento está generando unos gastos insospechados, engordando el «debe» de la contabilidad municipal. Entre los litigios pendientes con la justicia figura el del propietario del local de copas de la calle García, asunto que en el caso de no tener razón el ayuntamiento, podría costar a las arcas municipales una sustanciosa cifra de dinero en concepto de indemnización.


GASTOS GENERALES

Por otra parte, otros gastos superfluos, como el gasto de telefonía móviles denunciado por la oposición, o los gastos judiciales, cuya partida, a juicio del líder del PP, está fuera de cualquier límite razonable, consignan el «suma y sigue» de una deuda que ha ido creciendo incontroladamente y que se ha visto desbocada por la crisis económica que atraviesa el país y que afecta igualmente a los ayuntamientos. Estos han visto disminuidos los ingresos de una de sus principales fuentes: las licencias de obras y los impuestos. Si a esto se suma la lentitud de las Administraciones en ingresar las aportaciones económicas dedicadas a acciones conjuntas que han sido ejecutadas por la Administración Local, tenemos que la deuda ha continuado creciendo hasta alcanzar los 7 millones de euros.

Si se tiene en cuenta que el presupuesto del Ayuntamiento de Trujillo gira en torno a los 10 millones de euros, cabe interpretar que cerca del 70 por ciento del dinero que dispone el consistorio estaría comprometido como deuda.

Dicho de otro modo, podría afirmarse que el Ayuntamiento de Trujillo está al borde de una quiebra técnica.


Comments