EL PP DICE QUE EL DERROCHE Y LA MALA GESTIÓN DE LOS SOCIALISTAS DE TRUJILLO HA GENERADO UNA DEUDA DE 6 MILLLONES EUROS
El Partido Popular de Trujillo viene advirtiéndolo desde hace mucho tiempo: el derroche, la mala gestión, el despilfarro y la ineficacia del quipo de gobierno socialista municipal. El líder de los populares trujillanos, Alberto Casero, se ha mostrado «muy preocupado» por la situación económica del Consistorio desde que la liquidación del presupuesto del 2010, recientemente entregado a los grupos políticos, al descubierto una deuda de 6 millones de euros.
«En esta deuda es a fecha de 31 de diciembre de 2010 y en ella no se incluyen las obligaciones contraídas en el primer trimestre de 2011, ni tampoco lo que figuran las amortizaciones a las empresas de servicios», apunta Casero.
Para este candidato a la alcaldía, el hecho de que la liquidación del presupuesto de 2010 (que son una prórroga de los de 2008), se salde con esta deuda «sólo viene a confirmar lo que ya habíamos dicho: que las cuenta no estaban saneadas», asegura Casero, al tiempo que detalla que la deuda financiera (las obligaciones de pago contraídas) es de 5,2 millones de euros e incluye la deuda viva (el dinero que debe a los bancos y los intereses) pero no incluye las operaciones a largo plazo, como la deuda por el canon de sequía de Aquagest, ni una operación financiera firmada con una entidad bancaria de Trujillo por importe de 600.000 euros.
Dice Casero que «el gobierno socialista de Trujillo ha sabido gastar pero no administrar» y que a pesar de la crisis, no han planificado un plan de recorte de gastos ni han tomado ninguna medida, «lo único que han hecho ha sido dejar de pagar y han seguido pidiendo créditos para pagar la deuda anterior y tampoco los han ido amortizando» con la cual la situación es casi de bancarrota.
Llama mucho la atención que en la liquidación del presupuesto entregado por el gobierno localista local, sorprendentemente, figura un superávit cuando en realidad es un remanente de tesorería. «No se ha amortizado deuda y por tanto no se puede hablar de superávit; es un maquillaje. Además el hecho de que haya un remanente de tesorería eso justifica más aún su mala gestión, ya que si debes dinero no puedes tener superávit de ningún modo», comentó.
Para el líder de los populares trujillanos, esa deuda tan desmesurada tampoco encuentra justificación si se tiene en cuenta que no las infraestructuras de la ciudad no han mejorado: «salvo las obras de los `planes estrella` del Gobierno central, seguimos sin una nueva estación de autobuses, sin mejorar el polígono industrial, sin la piscina climatizada y sin u largo etcétera», algo que según él sólo puede achacarse al despilfarro y el derroche de este equipo de gobierno, que no han puesto enmienda a las impresionantes facturas telefónicas, al número de teléfonos móviles, al incremento insostenible de la plantilla municipal o el uso indiscriminado de los vehículos oficiales, entre otras cuestiones.
Casero se ha mostrado intranquilo con la deuda que el ayuntamiento mantiene con las empresas de servicio, con las se debería renegociar la deuda y con los proveedores, especialmente a los pequeños y medianos empresarios, con quienes no se ha previsto cómo se les va a pagar. Asegura que la situación de endeudamiento es algo que se viene arrastrando desde la anterior legislatura y que los presupuestos que han ido presentando cada año era absolutamente irreales. «Solo hay un camino: hay que se austeros y priorizar los gastos sin recortar los gastos sociales. Es preocupante saber de dónde se va a sacar el dinero que necesariamente deberá aportar el ayuntamiento para cualquier convenio, como el Centro de Interpretación de la Torre del Alfiler, u obras propias.
También cabe señalar que la deuda ha crecido en un 213 por ciento en los dos últimos años y que aunque Casero cree que no habrá problemas para pagar la nómina de los trabajadores, no pudo precisar cuál es el porcentaje de endeudamiento del Ayuntamiento de Trujillo con respecto a los límites que marca la Ley.

Vídeo de YouTube


Comments