UN TALLER DE EMPLEO ENSEÑARÁ TÉCNICAS TRADICIONALES DE ALBAÑILERÍA A DESEMPLEADOS PARA RECUPERACIÓN DE ENTORNOS MONUMENTALES
- El proyecto, en principio, tendrá una duración de un año y está dotado de un presupuesto de 318.000 euros.

El Taller de Empleo busca dar salida profesional a personas en situación de desempleo, mejorar su formación y fortalecer nuevos horizontes laborales, a la vez que recuperar algunos espacios y edificios del patrimonio municipal muy degradados y que tienen un especial valor arquitectónico, artístico, etnográfico o artesanal .

3/05/2012
La Oficina de Patrimonio ha hecho un trabajo impecable con la redacción de un proyecto de Taller de empleo que no sólo es novedoso y necesario sino que, además, de una tacada resuelve dos problemas graves que padece la ciudad de Trujillo: la recuperación del extenso Patrimonio que posee y el desempleo, creando un yacimiento de empleo que tiene mucho futuro. Por ello, el pleno ha aprobado unánimemente al creación de un Taller de Empleo que contará con profesionales expertos que impartirán clases formativas a 18 desempleados de larga duración en técnicas tradicionales para la recuperación de espacios del patrimonio de la ciudad. El presupuesto anual será de 318.000 euros.
Es bien conocido que Trujillo cuenta con un amplio patrimonio urbano y arquitectónico, que engloba no sólo edificios monumentales o inventariados como `Bienes de Interés Cultural` sino también diferentes tipologías constructivas civiles y residenciales, calles o plazas, entre otros, que están diseminadas por el callejero urbano. En definitiva, se trata de un patrimonio que ha sido construido y acabado con técnicas tradicionales, que en los últimos años se están perdiendo y están siendo sustituidas por otras que, definitivamente, alteran el paisaje y la imagen urbana de la ciudad, cuando no ocurre que su arreglo provoca problemas mayores que los que se pretenden arreglar. Por ello, expertos profesionales enseñarán a los alumnos técnicas como el esgrafiado, morteros y trabadillos de cal y yeso, pinturas a la cal o enjalbegados simples; la construcción de pavimentos y holladeros tradicionales de mampostería sobre camas de cal y arena e, incluso, la limpiezas de fachadas históricas.
Con estos argumentos, la Oficina de Patrimonio ha justificado la necesidad imprescindible de formar a los “alhamíes” de la ciudad o aquellas personas que busquen un nuevo horizonte profesional, especializado y con futuro, en estas técnicas.
Pero también el Ayuntamiento busca con esta iniciativa poner en valor una serie de espacios capitales o subsidiarios muy deteriorados o que han sufrido agresiones importantes en las últimas décadas, como los alrededores del castillo, los merlones y almenas de la cerca amurallada cuya forma se conoce, pero que han sido destruidos o se han caído por el abandono de las labores de consolidación en los últimos años.
Asimismo, el taller podría acometer el arreglo de algunas fachadas de algunas casas que se encuentran en muy mal estado, como las de la plazuela de San Francisco, Altozano o la calle Sillerías, cuyos pigmentos y encintados de cal son el último testimonio de una forma de proceder artesanal con varios siglos de existencia. Para ello, se propondrá que los propietarios aporten los materiales para que los alumnos acometan la obra, cuestión ésta sobre la que llamó la atención el concejal de IU, Kin Paredes, en relación a “estudiar la gratuidad de esas obras, pues en esas condiciones todos los ciudadanos querrían recuperar y arreglar sus fachadas, y no sería razonable”, comentó.
Comments