LA OPOSICIÓN CALIFICA DE “HUMILLANTE E INDIGNA” LA TABLA DE SALARIOS PARA LAS CONTRATACIONES TEMPORALES
Critican que los sindicatos hayan aprobado salarios brutos mensuales que oscilan entre 650 euros para los peones y 1.000 euros para los titulados superiores.

Los socialistas pidieron que se retirara el documento para mejorarlo e Izquierda Unida insistió en que “es un insulto y una barbaridad” y advirtió que redundará en la calidad del trabajo. Por su parte, el gobierno municipal argumentó la rentabilidad y la imposibilidad de no “sobrecargar” más el área de personal del ayuntamiento.

15/12/2012

Fue un debate tenso en el que las tres centrales sindicales que operan en el Consistorio trujillano salieron muy mal paradas. Para la oposición es “inconcebible” que los sindicatos hayan aceptado y aprobado el anexo de las tablas salariales que regirá para las contrataciones temporales y que serán sufragados con dinero procedente de programas externos al ayuntamiento.
El anexo aprobado por mayoría contempla seis categorías: peones, auxiliares, oficiales, encargados, titulados medios y titulados superiores, que cobrarán 650, 750, 800, 900, 950 y 1.000 euros brutos mensuales, maś dos pagas extras prorrateadas mensualmente.
Segùn el gobierno municipal, no quedaba otra alternativa “si se quiere rentabilizar el dinero para contrataciones temporales y no sobrecargar más el área de personal”, según explicó la portavoz Inés Rubio, para quien es preferible “contratar a 18 trabajadores que a 9” y eso sólo es posible si aplican esos criterios de rentabilidad.
Sin embargo, para el portavoz de los socialistas el anexo es “vergonzoso, humillante y denigrante” y pido su retirada para una nueva evaluación. En opinión de Fernando Acero, “se han quitado de un plumazo el derecho y la dignidad de las personas” y dijo no entender cómo una persona “puede dedicar 25 años de su vida a formarse para luego cobrar 930 euros netos al mes”, como sería el caso de un titulado superior.
El líder de los socialistas se mostró convencido que de acciones como ésta son “las que hacen que la clase política esté cuestionado y tan mal vista” y reiteró su deseo de no pertenecer a ningún sindicato a la vista de cómo habían negociado esta tabla de salarios.
Aen término parecidos se pronunció el portavoz de Izquierda Unida, Joaquín Paredes, quien dijo que “me borraré del sindicato, a pesar de que siempre he defendido la función sindical”. A su juicio, es “inconcebible” y una “barbaridad” que las tres centrales sindicales hayan aprobado el documento, al tiempo que advirtió que la con esos sueldos la calidad del trabajo mermará y “no creo que haya un técnico dispuesto a jugársela firmando un documento que le pueda comprometer”, indicó textualmente.
 
Comments