EL OCASO DE FERNANDO ACERO  O EL PODER LOS BARONES


Algunos hablan de crisis interna y otros de cisma en el seno de la familia local socialista. Posiblemente no se trate ni de una cosa ni de la otra, sino más bien malestar con el flamante secretario general de los socialistas trujillanos. Tal vez, se esté perfilando el ocaso político de Fernando Acero como líder o haya sido una muestra de poder o un renacimiento de quienes se creía enlodados en sus propias cenizas.
Hay que remitirse a los datos para interpretar los resultados de la última asamblea general extraordinaria del PSOE de Trujillo, celebrado el pasado viernes 23 de marzo, en la que se han elegido delegados a las asambleas comarcales para los congresos provincial y regional. Sorpresivamente se presentaron dos listas: una liderada por Fernando Acero, que consiguió tres delegados, con Almudena Retamosa y Manolo Jiménez, y la otra liderada por Elías Gómez, uno de los barones socialistas trujillanos, que ha conseguido ganar y sacar cinco delegados de su lista: Cristina Blázquez, José Antonio Redondo, Isidro Polo y María Fernández.
Este hecho ha sido interpretado en círculos internos del partido como una afrenta y un aviso para navegantes para el actual líder socialista, Fernando Acero, quien ha tenido que soportar estoicamente el aluvión de críticas que le han llovido tras su “desafortunada” intervención en el último pleno municipal, “donde fue humillado” -según fuentes socialistas- por Inés Rubio, tras presentar una “propuesta ramplona e improvisada”.
Así las cosas, el anuncio de renovación predicado y representado por Acero vuelve a su punto cero, al haber ganado la lista de Gómez, con 5 delegados: Blaźquez, Redondo, Polo y Fernández, los cuales lejos de estar descabalgados del panorama político, han reafirmado su poderío con esta victoria, en un desesperado intento por recuperar el espacio perdido tras la estrepitosa derrota en las últimas Elecciones Generales. Desde las filas afines a Acero, el hecho sólo puede ser entendido como un claro desafío al sector renovador liderado por ahora jefe de la oposición, quien ha visto truncadas sus ambiciones políticas en los órganos del partido, negadas por él mismo en repetidas ocasiones.
Lo que no se ha visto con buenos ojos desde el sector más renovador del partido a nivel local, es que estos “descabalgados de la política pública” sigan “intentando medrar, en un intento desproporcionado de asumir nuevas cotas de poder en el seno del partido a nivel comarcal y regional”, han comentado.
Lo que sí ha quedado claro es que, a nivel local, el partido socialista sigue manejado por los históricos barones y que el liderazgo de Acero fue una huida hacia adelante ante un desastre que prevían que iba a llegar y terminó desplazando de sus cargos a Blázquez o a Polo, y quieren regresar de algún modo.
De otro lado, resulta cuando menos contradictorio, que la asamblea local no aprobara por mayoría la gestión realizada por los órganos provinciales y regionales del partido y que presentaran varias enmiendas al texto de la ponencia marco de ambos congresos, “dado el carácter histórico y continuista” de la mayoría de miembros de la asamblea local.
Comments