LA APARICIÓN DE RESTOS ARQUEOLÓGICOS OBLIGAN A PARAR DE NUEVO LAS OBRAS DE CONDUCCIÓN DE AGUAS EN EL PERÍMETRO DE LA MURALLA
- Expertos y organizaciones conservacionistas sospechan que las voladuras que se están llevando a cabo en el berrocal podrían tener consecuencias negativas en el paño de las murallas.

Las obras de soterramiento de las conducciones de aguas residuales que atraviesan todo el perímetro de la muralla por el berrocal, desde Huertas de Ánimas hasta La Albuera, han vuelto a ser interrumpidas en otro de sus tramos, al aparecer, por la aparición de importantes restos arqueológicos en la cerca denominada “Las Palomitas”. Es la segunda vez que estas apariciones arqueológicas de valor en la zona que obligan a parar las obras.

21/07/2012
Según algunos expertos consultados por este periódico, la empresa que ejecuta las obras está obligada a parar las obras cuando aparecen restos arqueológicos y debe llamar a los expertos de la Patrimonio de la Junta de Extremadura para valoren dichos restos. Ahora sólo falta confiar en la sensibilidad o percepción del operador de la máquina excavadora ante la aparición de restos que podrían tener valor arqueológico. No obstante, todos han coincidido en lo “descabellado” del trazado de esta obra que linda con la muralla, más aún cuando se sabe a ciencia cierta que éste perímetro es muy rico en vestigios arqueológicos. Asimismo han manifestado su temor en que las voladuras que se están llevando a cabo puedan estar dañando las partes de lienzo de muralla menos estable de esa zona, alguna de las cuales ha sufrido derrumbamientos debidos a la acción del agua.
Ya han sido varias las organizaciones las que han denunciado el peligro que corre el Berrocal trujillano con estas “descabelladas” actuaciones que están siendo consentidas en su entorno y a las que ahora se suma la perforación de todo el perímetro anejo a la muralla en su vertiente más occidental.
Las obras de soterramiento de la conducción de aguas residuales procedentes de Huertas de Ánimas hasta la planta depuradora, han afectado ya a las ruinas de una iglesia tardo romana aparecida en sus inmediaciones y que obligó a parar las obras una primera vez.
Ahora, la aparición de nuevos restos arqueológicos, que podrían datar de la época visigoda, en el tramo conocido como la cerca de “Las Palomitas” han hecho que se proteja dicho tramo, en el que técnicos arqueólogos ya están investigando para confirmar el valor de los hallazgos.
Como se recordará, la World Monument Found (WMF) e Hispania Nostra han incluido al Berrocal trujillano en sus respectivas listas de patrimonio cultural amenazado y han disparado nuevamente la alerta sobre la urgente protección del mismo, al tiempo que han manifestado su disgusto por lo que consideran nuevos ataques al patrimonio de la ciudad.
Finalmente, fuentes cercanas a las mencionadas asociaciones conservacionistas han anunciado su intención de presentar alegaciones a las modificaciones puntuales del Plan Especial de Protección del Casco Histórico recientemente aprobadas por el pleno municipal y que, en su opinión, suponen una nueva amenaza para la preservación del patrimonio.
Comments