LA PROLIFERACIÓN DE VERTEDEROS INCONTROLADOS EN LA CIUDAD DESATA LAS CRITICAS DE LOS CIUDADANOS EN LAS REDES SOCIALES
- La Alberca, en plena zona monumental, ha vuelto a convertirse en un auténtico vertedero de basura.

“Cuando fueres a Trujillo, por donde quiera que entrares, hallarás media legua de basuras y cascotes”, así se ha visto transformada la famosa rima de Cervantes por los internautas que denuncian este hecho en las redes sociales. Y lo cierto es que con sólo darse un paseo por la ciudad y sus inmediaciones se puede comprobar hasta qué punto es verdadera la queja que los ciudadanos plasman en las redes sociales y que, incluso, apoyan con abundantes testimonios gráficos.


17/04/2012
Los vertederos incontrolados proliferan a pasos agigantados en las inmediaciones de la ciudad. El vertido de cascotes en cualquier sitio es habitual en Trujillo, incluso en zonas de especial protección como el entorno de la muralla. Desde hace meses, los desaprensivos viene rellenando de cascote el acceso a al recinto amurallado por la Puerta del Triunfo y la Puerta de La Coria es un auténtico depósito de cascotes que sigue aumentando a diario, sumándose los que en su día se vertieron alli procedentes de las obras de la fundación alli instalada. Por si esto fuera poco, continúan realizándose obras ilegales en las viviendas también ilegales que se sitúan en el perímetro de la muralla y es fácil adivinar la procedencia del cascote vertido en esta zona.

Pero la falta de escrúpulos de estos ciudadanos desaprensivos no termina ahí, pues se pueden encontrar vertidos de cascotes mezclado con basura de la obra (botellas, trapos usados, latas, ectétera) por todas las callejas del entorno de la ciudad, y especialmente en las Cañadas Reales que vienen a confluir al estanque de San Lázaro. Y no sólo es cascote, dasdo que se encuentra asimismo todo tipo de loza, plásticos, electrodomésticos o sanitarios y no en un sólo punto localizado, sino a lo largo de todo el trayecto de las cañadas y caminos.
Por otra parte, los inetrnautas denuncian también la existencia de obras descontroladas, que se suponen ilegales, en las cercas aledañas a la ciudad “que, inicialmente, son pequeños almacenes de aperos y en pocos meses se convierten en segundas viviendas forradas de piedra con porche y cochera, y lógicamente el cascote procedente de la obra se queda también en la zona”, escriben textualmente.
Igualmente, denuncian el “lamentable” estado en que se encuentra nuevamente La Alberca, en pleno corazón monumental de la ciudad, “cuyas aguas no sólo tienen un color infecto sino que en su lecho hay todo tipo de botellas, vasos y enseres que lanzan los desaprensivos”, dicen textualmente, ofreciendo a los visistantes un lastimoso estado de limpieza.
Finalmente, los usuarios de las redes sociales denuncian igualmente “la última moda juvenil” de celebrar botellones y fiestas en lugares alejados de la ciudad, tales como el Lavadero del Berrocal,las inmediaciones de la ermita de Santa Ana o en las proximidades del antiguo campo de tiro, pasados los túneles de la autovía, donde la basura, botellas y todo tipo de plástico crece cada día.
Así las cosas, los internautas coinciden en exigir al Ayuntamiento que ponga freno “a este intento de convertir a Trujillo en un gran basurero y vertedero de cascotes”, haciendo referencia al inminente veredicto de la UNESCO que distinguiría a Trujillo como Patrimonio de la Humanidad. En este sentido, en sus comentarios recuerdan que “si el Gobierno municipal fue capaz de limpiar la ciudad y ponerla en perfecto estado de revista para que fuera examinada por los enviados de la UNESCO, por qué no se ha mantenido dicho estado de limpieza y por qué se ha permitido que La Alberca, que es el `buque insignia`de la Villa, se haya vuelto a convertir en un basurero”, escriben textualmente en sus post.
Algunos comentarios invitan al ayuntamiento a que se cree una “policía verde” que frene el vertido de basuras y cascotes y que se endurezcan las sanciones por estos hechos.
Comments