LA RESIDENCIA “EL CONQUISTADOR” CIERRA SUS PUERTAS Y LOS ANCIANOS HAN SIDO TRASLADADOS A CÁCERES EN AMBULANCIAS
- La empresa Geroinnova ha sido desahuciada de las instalaciones y sus 30 trabajadores se han quedado en la calle sin cobrar desde hace 5 meses.

La empresa Geroinnova lleva un año sin pagar la renta de la instalaciones de la residencia de la Tercera Edad “Ntra. Sra. de la Victoria” (conocida como `El Conquistador`) motivo por el que sus propietarios, la familia Suárez, ha promovido judicialmente su desahucio, que se producirá el próximo 30 de abril, día que uno de los socios mayoritarios deberá entregar las llaves de las instalaciones en los Juzgados de Trujillo.

17/04/2012
Los 40 ancianos residentes han sido trasladados hoy en ambulancias a la Residencia Geryvida, situada en el barrio de “Nuevo Cáceres” de la capital, tras haber firmado días atrás la permuta de sus plazas en las respectivas residencias, que ha sido promovida por la Junta de Extremadura, ya que 35 de dichas plazas están concertadas con la Administración regional. Las 5 restantes son privadas y también han sido trasladados a la misma residencia en Cáceres, menos una que ha sido derivada la residencia “Porta Coeli” de Trujillo.

Asimismo, la empresa no ha mediado con los 30 trabajadores que se quedarán en la calle el día 30, si bien llevan sin cobrar 5 meses y ni siquiera saben si la empresa les formalizará la documentación para poder inscribirse en el SEXPE y poder cobrar el subsidio de desempleo. “Nos deben el mes y la extra de diciembre de 2010; la extra de diciembre de 2011 y nos han pagado tan sólo el 65 por ciento de la nómina de enero de 2012. Desde entonces llevamos sin cobrar y la empresa no nos ha dado ninguna explicación, no sabemos si tendremos que cobrar del Fondo de Garantia Salarial o si no cobraremos ya nunca ese dinero”, han comentado trabajadores de la residencia a este periódico.
Lo cierto que la empresa Geroinnova gestiona otra residencia en Extremadura, concretamente la de “Ntra. Sra. de la Consolación” en Badajoz, donde la situación es similar, pues han hecho frente al aviso de desahucio judicial que también allí tenían planteado por el impago del alquiler. Precisamente, el hecho de tener que hacer frente a ese pago ha sido el argumento manejado por la empresa para dejar de pagar los sueldos a los 30 trabajadores de Trujillo, alguno de los cuales tienen una antigüedad de hasta 18 años, si bien, según ha podido saber este periódico, también a sus trabajadores en Badajoz les adeudan ya varios meses.
Al parecer, el motivo principal del cierre de esta residencia ha sido el requerimiento que la Junta de Extremadura hizo a la empresa Geroinnova para que realizara las obras de adaptabilidad exigidas para este tipo de establecimientos, valoradas en torno a unos 200.000 euros, y que la empresa se negó a realizar. Desde entonces, la situación se ha ido deteriorando hasta que en los últimos meses la deuda con proveedores era tan grande que se habían negado a servir al establecimiento y que, incluso, el pan diario se pagaba a duras penas con el escaso dinero de cash que tenía la directora, y que la factura eléctrica la pagaba la propietaria, Ángela Suárez, quien, al parecer, se ha mostrado dispuesta a acometer las obras de adaptabilidad y reabrir la residencia.

Finalmente, los trabajadores han puesto de manifiesto el trato “humillante” que han recibido por parte de Joaquín García (alias “Puche”), abogado y uno de los socios de Geroinnova, quien, al parecer, les ha dedicado frases indignantes como que “Extremadura es una tierra pobre y sin futuro y otras cosas despectivas; además, nos dejó claro, entre otras lindezas, que él regresará al chalet que posee en Barcelona y que allí saldrá el sol para él cada día, mientras nosotros nos quedaremos aquí, muertos de asco y sin trabajo, y que eso a nadie le va a importar y ni siquiera se va a comentar fuera de aquí”, apuntaron los trabajadores a este periódico.


Comments