LA APARICIÓN DE UN LIBRO DE PARTES DE URGENCIAS DEL ANTIGUO AMBULATORIO PONE EN ENTREDICHO LA JUSTIFICACIÓN DEL SES
 
La cosa ha ido un poco más allá y ahora falta saber qué dirá el SES en esta ocasión para justificar esta desidia y la falta contra el derecho a la intimidad de los ciudadanos. Ha aparecido el libro de «Incidencias de Enfermería» del antiguo Centro de Salud de Trujillo y en el aparece la relación de pacientes con nombre y apellidos, y en algunos casos también el DNI, y que fueron atendidos en el Servicio de Urgencias así como otras incidencias internas referidas, por ejemplo, a la «desaparición» de material quirúrgico.
Como anécdota cabe reseñar, la anotación de «una extracción de una uña a un paciente que hubo que hacerse con el alicate de la ambulancia porque el quirúrgico había desaparecido».
Con la aparición de estos nuevos documentos, que aparecieron tirados en el Paseo Ruiz de Mendoza de la ciudad, se vuelve a poner de manifiesto la desidia del Servicio Extremeño de Salud a la hora de la mudanza y traslado de documentos al nuevo Centro de Alta Resolución y que quisieron saldar con un escueto comunicado de prensa en el que se refieren a la documentación con datos personales aparecida tirada en el antiguo centro de salud exonerándose de la responsabilidad y culpando a una empresa de reciclaje. Sin ningún tipo de reparo ni rubor, asegura el SES en su comunicado que habían ordenado en su momento «la destrucción de historias clínicas no activas» y que esta documentación se dejó en el centro para que fuera trasladada por una empresa contratada.
Sin embargo, más de un centenar de fichas de vacunas y tarjetas sanitarias se quedaron en dos despachos que, al estar cerrados, pensaron que estaban vacíos, pero no lo estaban.
Ahora la cosa ha ido más lejos con la aparición de un  «Dietario de Enfermería» en el que figuran los partes de urgencias, las actuaciones del personal médico y los datos privados del personal que fue atendido, así como asuntos privados del servicio tales como al desaparición de material quirúrgico y la sospecha de «presuntos chorizos».
Esta cuestión ha sido calificada como muy grave en algunos círculos y colectivos sociales de la ciudadanía, dado que se el derecho a la privacidad y a la protección de datos queda desamparada por la dejadez de funciones del SES a la hora de proteger los datos de los ciudadanos. Este negligencia tan grave no ha traído consigo ninguna dimisión ni expediente a ningún cargo de esta institución sino que ha sido despachada en un comunicado del SES derivando su responsabilidad «a una empresa de reciclaje su retirada y destrucción (…), pero dado que el procedimiento de reciclado y de destrucción de cartón, material en el que están hechas las antiguas fichas de vacunas y tarjetas, lleva un proceso diferente», la empresa finalmente decidió hacerse cargo de este material otro día y se guardó dicho material. No dice nada de dietarios ni de libros de incidencias o partes de urgencias.
Finalmente el SES asegura que los actos vandálicos han provocado que esos documentos estén tirados y a la vista, según se explica textualmente en la nota del SES. Este debe ser el motivo, a su juicio, por el que ha aparecido este libro en un paseo público de la ciudad. 
En las redes sociales ya circula una dirección web: www.agpd.es/portalwebAGPD, a través de la cual se puede denunciar esta negligencia del SES ante la Agencia Española de Protección de Datos, al haber pruebas contundentes que acreditan el incumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. Así, este hecho puede ponerse en conocimiento de la Agencia, con tan sólo presentar un escrito de denuncia en los términos que se prevén en el artículo 70 de la Ley 30/1992 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

Comments