PARALIZADAS LAS OBRAS DE SONDEO QUE SE ESTABAN ACOMETIENDO EN LA TORRE JULIA
El responsable de la Oficina de Patrimonio considera que se está actuando “con diligencia y gran sentido de respeto hacia el patrimonio trujillano” con esta actuación.

En las últimas semanas se han llevado a cabo una serie de sondeos arqueológicos en el basamento de la torre románica de Santa María del siglo XIII, con la intención de recabar más información sobre uno de los monumentos más importantes desde el punto de vista histórico y artístico de la ciudad de Trujillo.


26/10/2012

Francisco Sanz, director de la Oficina de Patrimonio de Trujillo, explicó que la torre fue levantada en el siglo XIII sobre un volumen de mampostería de granito preexistente, “del que poco conocemos, al margen de las referencias historiográficas que se dispone desde el siglo XVI, la literatura de viajes decimonónica y las fuentes gráficas conservadas en forma de grabados, planos y fotografías”, indicó.
Por otro lado, comentó cómo con el terremoto de Lisboa de 1755 se realizaron algunas actuaciones que han sido calificadas de “delicadas y estúpidas” y que fueron emprendidas por la parroquia y el ayuntamiento a finales del siglo XIX, con el fin de derribar lo que de ella quedaba por motivos de seguridad y ornato. “De este modo, permitieron que la torre fuera parcialmente demolida, lo que propició que el escombro sepultase una escalera interior que originariamente comunicaba la torre”, asegura Sanz.
Con las obras de recuperación ejecutadas en la década de los 70, bajo la dirección de Dionisio Hernández Gil, se levantaron los tres cuerpos superiores, “macizándose el inferior, que desde entonces guarda un abundante material arqueológico no sólo del proyecto del siglo XIII, tales como mascarones, capiteles, impostas, dovelas o canecillos, sino también del momento exacto en que se levantó este primer cuerpo, como se ha dicho anterior al siglo XIII”, indicó.
Estos trabajos, recientemente han sido detenidos por la dirección facultativa, lo que, a juicio del responsable de la Oficina de Patrimonio en Trujillo, significa que “se ha actuado con diligencia y gran sentido del respeto hacia el patrimonio histórico, ya que han puesto de relieve la existencia de una escalera en zancas macizas, abovedada por cañones de mampostería de granito sin decendas de cava que gravitan en derredor de una gran machón central de ladrillo, cuya incierta cronología permite suponer que podría tratarse de una pieza plenomedieval, o tal vez, hispanomusulmana o incluso anterior”, explicó textualmente.
Por este motivo, las obras de limpieza y excavación se han paralizado temporalmente en tanto se obtengan nuevos datos, mediante ensayos con geo rádar y ultrasonidos, -“que son técnicas de análisis no destructivas”, recalcó Sanz- que permitan conocer el funcionamiento mecánico que tiene todavía hoy y desde principios del siglo XVI uno de los tramos de la citada escalera y que “podría estar funcionando como apoyo de la bóveda de crucería de la absidiola septentrional de la iglesia”, concluyó diciendo.

Comments