PLASENCIA Y TRUJILLO ACOMETERÁN PROYECTOS CONJUNTOS DE PROMOCIÓN TURÍSTICA Y RECUPERACIÓN DEL PATRIMONIO
- Pizarro y Casero han mantenido un encuentro para definir futuros planes de actuación

26/10/2011

Históricamente, la relación entre Plasencia y Trujillo siempre ha sido cordial. Posiblemente, el hecho de que la sede episcopal de la diócesis esté en Plasencia ha favorecido que las relaciones entre ambas ciudades haya sido buena y fructífera en algunos casos. No así con Cáceres, desde que “la Perla del Valle” recordara a la “Capitalina Caeserina” su condición y rango en la ya famosa e histórica pancarta en la que se podía leer: “La ciudad de Plasencia saluda al pueblo de Cáceres”, de la que nadie sabe bien el cómo y el cuando, pero a la que todo el mundo se refiere cuando se habla de ambas ciudades.

Ahora son los alcaldes de Plasencia, Fernando Pizarro, y de Trujillo, Alberto Casero, los que mantienen una relación también cordial y excelente. Compañeros de partido y flamantes alcaldes, ahora están unidos por un proyecto común: la candidatura de Plasencia, el equidistante Monfragüe y Trujillo, a ser declarado Paisaje Mediterráneo por la Unesco.
Tanto a la Capital del Jerte como a la Ciudad de Pizarro les interesa ingresar en la lista de conjuntos protegidas por la Unesco. Pero también a ambos alcaldes este asunto les ha venido dado y son conscientes de que tienen que darse la mano, y aunar esfuerzos para llevar a cabo acciones conjuntas que repartan un saldo positivo para las dos.
Casero y Pizarro mantuvieron una reunión días atrás en la que abordaron varios ausntos. Entre otros, la elaboración de un plan conjunto de promoción turística, en el marco de la candidatura del triángulo Trujillo-Mofragüe-Plasencia Paisaje Mediterráneo que “venderán” en Fitur y en otros certámenes nacionales e internacionales. Pretenden confeccionar un paquete turístico que recorra las dos ciudades con epicentro en el Parque Nacional de Monfragüe, equidistante a los dos núcleos urbanos, y con actividades que pongan el valor el patrimonio y el entorno natural, junto con la gastronomía, la historia y el legado arqueológico y etnográfico.
Otra de las coincidencias entre las dos ciudades es que Plasencia posee ya Valcorchero como Paisaje Natural Protegido y Trujillo aspira a la misma declaración para su Berrocal, que irá seguida de una petición de ayudas para proteger dicho entorno. Casero está convencido de que la cultura y el paisaje son dos elementos de fuerza para potenciar el turismo.
Igualmente, se da la circunstancia de que Plasencia, Cáceres y Trujillo poseen muralla y pocas ciudades en España tienen un perímetro de muralla de esta longitud que esté delimitada por la naturaleza y que se conserve en el estado en que se encuentra la de Trujillo. En este sentido, las tres ciudades urgen un plan de recuperación de sus respectivas murallas, para lo cual han elaborado un plan conjunto que está supeditado al resultado de las elecciones del 20-N puesto que pretenden involucrar en él a varios ministerios e, incluso, a la Comunidad Europea. Este fue uno de los motivos por los que Alberto Casero viajó recientemente a Bruselas y mantuvo, entre otras, una reunión con el comisario responsable de un programa europeo dedicado a la recuperación del patrimonio.
Finalmente, otra de las acciones acordadas por Pizarro y Casero fue el montaje y organización de una Exposición del Patrimonio Municipal de Plasencia y Trujillo, con las piezas históricas y arqueológicas de cada ayuntamiento, que será expuesta en ambas ciudades con un calendario que se dará a conocer más adelante.  
Comments