EL AYUNTAMIENTO DE TRUJILLO ELIMINA EL COBRO DE LA FIANZA EN LAS LICENCIAS DE OBRAS
05/1072011

El Departamento de Obras del Ayuntamiento de Trujillo sufre un colapso administrativo que el gobierno municipal pretende remontar eliminando el cobro la fianza en las licencias de obra. Y el fiasco es de tal magnitud que en la actualidad registra un total de 300 solicitudes de licencia de obra, algunas de las cuales datan del 2006, paradas sin informar, a las que se suman otras 109 peticiones de licencia de actividad también sin resolver.

Aún asi, los portavoces del PP y PSOE creen que la estructura de personal es suficiente pero que arrastran una situación de “colapso de años anteriores”, mientras que el portavoz de IU opina que el departamento “está mal organizado”. Lo cierto es que todos coinciden en la necesidad de agilizar los trámites administrativos para las concesión de las licencias de obra y para ello, han aprobado por unanimidad eliminar la fianza.
Por otra parte, la aplicación de la nueva Ley de Suelo y Ordenación garantiza y prioriza en cualquier situación el papel de la Administración a la hora del control de las obras, la paralización de la misma y las posibles sanciones, al tiempo que preconiza la reponsabilidad de los usuarios que acometen una obra menor y agiliza el trámite mediante la figura de la declaración responsable.
Para el portavoz de los socialistas, los usuarios sufren una verdadera “agonía” para conseguir una licencia de obras y eso no favorece ni al ayuntamiento, porque los ingresos son nulos, ni al debilitado sector de la construcción y las industrias paralelas. Propuso la contratación de más tecnicos, si fuera necesario, para agilizar la caótica situación del Departamento de Obras y reclamó mayor control y vigilancia para las obras que se acometan en las vías públicas.
La portavoz de los populares, Inés Rubio, se mostró convencida de el trámite de la fianza no resuelve sino que paraliza, mientras que Kin Paredes, de IU, considera que no es oportuno que el ciudadano pueda intuir un sintoma de debilidad o de dejadez en materia de obras con la eliminación de dicha fianza.
El alcalde intervino también para aclarar que el cobro de la finaza no es rentable por cuanto supone un colapso administrativo, al tiempo que reconoció que el funcionamiento del área de urbanismo es deficiente porque arrastra un colapso de años anteriores.
Casero aseguró que son necesarios contratar técnicos en este departamento para que informen las solicitudes de licencia de actividad, como un Ingeniero Técnico Industrial y un técnico en Medio Ambiente, y por otra parte, reiteró la necesidad de unas nuevas Normas Urbanísticas, puesto que algunas de lasactuasles normas urbanísticas “ son caóticas y provocan situaciones rocambolescas; incluso, alguna de las que están sin aprobar se han aplicado para informar una licencia de obras”, afirmó.

EJERCICIO ECONÓMICO DE 2010
Las cuentas municipales y el caos y descontrol presupuestarios que arrastra el Ayuntamiento de Trujillo desde 2008, año en que se aprobó el último presupuesto y que se ha venido prorogando durante los años consecutivos hasta la actualidad, trae de cabeza al gobierno municipal, y a otros parece no interesarles. 
Así, el portavoz del PSOE, Fernando Acero, se despachó con un “ustedes estaban en la oposición y podían haber hecho algo”, en relación al Partido Popular, como si el partido que él representa y que gobernaba ese año no fuera responsable y “pelillos a la mar”. De hecho, se abstuvieron en la votación dado que “las cuentas son las que son”, argumentó lapidariamente.
Paredes, de IU, dijo que las cuentas de 2010 eran “reflejo de la gestión”, y ya dijo bastante, y votó en contra. Y para el PP ”esas cuentas ni nos van ni nos vienen, pero es un trámite que hay seguir”. No obstante y para que quedara constancia, Inés Rubio perfiló por encima lso resultados del ejercicio y reiteró más de lo mismo: que se gastaba sin criterio y que era gastar por gastar porque estaba presupuestado, pero nunca en función de los ingresos.
Asimismo, Rubio habló de exceso presupuestario, a pesar de tener un deficit recaudatorio, y de una gasto sobredimensionado de capital, hasta el punto de que se dedicó el 75 por ciento del presupuesto al capitulo personal, “cuando un ayuntamiento de características similiares, debería dedicar un 45 por ciento”.
“Se ha gastado y se ha dejado de pagar”, añadió la concejala de Hacienda por lo que, adia de hoy aún se registran deudas desde el año 2007; se refirió a las obras mal prespuestadas que posteriormente necesitaron más dinero para poder concluirse y, en general, reiteró la nefasta gestión, “ineficaz e ineficiente” de los gobiernos socialistas en el consistorio trujillano.
Con dioce abstenciones y un voto en contro, re rechazó la loiquidación de las cuenats de 2010.

Foto Chuty
Comments