EL EQUIPO DE GOBIERNO SE DESPIDE CONVOCANDO DOS PLENOS SIN FUNDAMENTO EL MISMO DÍA
El hecho de que convocar un pleno cueste a las arcas municipales 730 euros no pareció importar demasiado cuando equipo de gobierno saliente convocó ayer dos sesiones plenarias sin contenido ni fundamento para despedirse y recordar a la galería “los orgullosos que están por el trabajo realizado”. Ya ni siquiera los casi 1.500 euros que costaron los dos plenos tenían demasiada importancia en los corrillos del salón de plenos, pesaba más el despropósito del equipo de gobierno saliente por convocar una sesión plenaria para aprobar el Padrón Municipal, que se supone no va a variar en una semana los 10.240 habitantes que ya somos y que no reconoce el Instituto Nacional de Estadística. Asimismo el pleno incluía aprobar un convenio de colaboración con la Junta para el funcionamiento del Centro de Ocio de Huertas de Ánimas por importe de 8.000 euros, y el gobierno saliente quería dar un empujón antes de marcharse al parking de la zona de la plaza mayor y al que ahora resulta que están “apoyando desde el principio”, olvidando así las zancadillas que han puesto a este proyecto. Por cierto que este punto del orden del día fue retirado por motivos obvios, puesto que ya se sabía de antemano que tanto populares como IU iban a pedir su retirada dado que hay plazo suficiente para que el asunto lo acometa la nueva corporación municipal.
Así las cosas, los grupos políticos aprovecharon para despedirse, unos con más enfasis que otros puesto que en tres días regresaran al hemiciclo municipal. La alcadesa aseguró que echaría de menos los plenos y que a pesar de haber mantenido diferencias y debates tensos ”la dignidad de la política ha hecho que hayamos sido compañeros y hayamos dejado a parte nuestra diferencias ideológicas...”. Blázquez afirmó “haber estado al servicio de los ciudadanos y haber trabajado por su bienestar” y dijo ponerse al servicio de la nueva corporación, a la que felicitó.
El segundo pleno, convocado por la tarde, era para aprobar las actas de la sesión del pleno celebrado por la mañana y también costaba 730 euros.

LA TRITURADORA DE PAPEL

El chascarrillo del pleno fue, sin duda, la nueva trituradora de papel y documentos que acaba de comprar el gobierno saliente y que a más de uno de los allí presentes le llevó a recordar la denuncia de la masiva destrucción de documentos públicos en las consejerías del Gobierno Castellano-manchego.

La flamante destructora de documentos ha costado más de 700 euros y ya está en funcionamiento, no se sabe si en el despacho de la alcaldesa o de la ufana secretaría, quien ayer parecía feliz y risueña en la despedida de la corporación. Ahora sólo falta que la susodicha ordene destinar al reciclado de papel los desechos de los folios y documentos destruidos.


Comments