EL AYUNTAMIENTO DE TRUJILLO SERÁ TAXATIVO CON LAS AGRESIONES AL PATRIMONIO Y AL MEDIO AMBIENTE

El alcalde de Trujillo dejó claro que su gobierno será “taxativo y no le temblará la mano” a la hora de proteger ataques contra el patrimonio o el medio ambiente de Trujillo. Y esto viene a colación porque el pleno aprobó el inicio de un expediente para la recuperación de oficio de la Camino del Matadero, en la que un ciudadano ha levantado un muro de contención de 25 metros cuadrados apropiándose de una buena parte de terreno público. Y es que, aunque no se esperaba que los derroteros del debate fueran por ahí, salió a la palestra el patrimonio y las edificaciones ilegales del perímetro de la muralla del castillo, a cerca de lo cual Casero aseguró con rotundidad su disposición a no consentir y frenar las agresiones al patrimonio y al medio ambiente, ni mas construcciones ilegales.
En este pleno hemos sabido que el término municipal de Trujillo abarca 60.000 hectáreas y que es uno de los 15 municipios de España con mayor extensión de término municipal y eso supone un grave problema por cuanto es mas difícil vigilar que no se agreda el medio ambiente, el control de las escombreras, el vertido de basuras o el vallado ilegal de caminos y terrenos públicos que algunos “ciudadanos mas listos” agregan a sus cercas o fincas. A todo ello se une la absoluta carencia de técnicos en el Ayuntamiento que puedan informar expedientes y agilizar los trámites de subsanación de las actuaciones ilegales.
Socialistas y populares postularon en sus respectivos programas electorales la creación de una “Patrulla Verde” que estuviera dedicada a vigilar el patrimonio y el medio ambiente, y el alcalde anunció estar dispuesto a ello en cuanto salga algún Decreto que financie su contratación.
Para IU no es tan importante la vigilancia como la sensibilización, por cuanto requirió campañas de sensibilización y pidió, desde luego, “que se actúe de igual modo en otros caminos y terrenos públicos que están en una situación parecida”, explicó Paredes.

PERSONAL DE CONFIANZA
La contratación de una secretaria personal de la alcaldía, con carácter de “personal de confianza” y tal y como se había aprobado en la sesión de constitución, levantó también un tedioso debate en la última sesión plenaria. A pesar de que es facultad del alcalde poder contratar a personal de confianza que trabaje en el entorno de la alcaldía y de ser habitual y perfectamente legal en cualquier ayuntamiento, y así lo reconoció el líder de IU, en cambio los socialistas de Trujillo lo calificaron de “amiguismo y favoritismo” y, desde luego, contrario a la austeridad que anunció en su investidura Casero.
El alcalde tuvo que explicar que el Ayuntamiento de Trujillo no tiene ningún funcionario dedicado a escribir o responder las cientos de cartas que diariamente se reciben el consistorio o a organizar el centenar de entrevistas y audiencias que solicitan a la alcaldía porque, de lo contrario, no hubiera tenido que recurrir a contratar a una persona. Esta secretaria cobrará exactamente 691 euros mensuales y supondrá un gasto de 13.800 euros anuales, lo cual Acero calificó como dispendio y hasta llegó a decir “qué pensarán de esta contratación los más de 1.000 parados que hay en Trujillo”, al tiempo que dudó de la austeridad pregonada por Casero.
El alcalde dijo no consentir que se dudara de la austeridad de su gobierno “cuando en tres meses no se ha pasado ni un sólo ticket de gastos de gasolina o de comidas”, al tiempo que recordó que en la actualidad hay en el Ayuntamiento 51 trabajadores con contratos en “Fraude de Ley”, es decir, que entraron como personal de confianza y luego se convirtieron en laborales fijos, y que esta lista se ha ido incrementando durante los sucesivos gobiernos socialistas. Asimismo, Casero dejó claro que eso no volverá a pasar, “porque el personal de confianza trabajaran exclusivamente durante el período en que nosotros gobernemos y cesarán cuando el pueblo o yo mismo decida dejar de ser alcalde”, añadió textualmente.

LOS PASTOS DE LA DEHESA BOYAL
El pleno también aprobó el arrendamiento de los pastos de la dehesa boyal de la Finca La Dehesilla, que saldrán a subasta por lotes de entre 40 y 108 hectáreas, y aun precio de 100 euros por hectárea.
Según explicó la primer teniente alcalde, Ines Rubio, lo habían distribuido de este modo buscando la mayor rentabilidad para el ayuntamiento y evitar que quedaran desiertos como en años anteriores. Asimismo comentó que habían bajado el precio por hectárea teniendo en cuenta la crisis económica para favorecer a los ganaderos.
Paredes pidió que exigiera a los arrendatarios el Código de Buenas Prácticas Ganaderas, lo cual se aprobó incluir en el pliego de condiciones, y Acero pidió que hicieran lotes con menos hectáreas para hacer accesible estos pastos a los pequeños ganaderos, lo que se condicionó a que algún lote quedase desierto.
Comments