LA APERTURA DE LA PISCINA MUNICIPAL DE TRUJILLO NO TIENE FECHA Y PODRÍA RETRASARSE A MEDIADOS DE JULIO
- La falta de previsión del Ayuntamiento he hecho que las nuevas obras de remodelación hayan comenzado a tan sólo poco más de un mes antes de su apertura oficial.

22/06/2012
Lo de la piscina municipal de Trujillo no tiene nombre. Los trujillanos que no posean una piscina particular lo tienen muy difícil si quieren darse un chapuzón este verano. Una serie de circunstancias que pasan por la la dejadez de funciones de quienes están obligados a supervisar las obras de remodelación, la falta de previsión y las desafortunadas decisiones tomadas al respecto, han hecho que bañarse en Trujillo sea un lujo al alcance de pocos.
Las culpas se las echan unos a otros y nadie parece ser responsable de nada. Lo único cierto es que desde hace 4 años la piscina de Trujillo viene siendo un nido constante de problemas y litigios, en donde se ha autorizado el baño, en muchas ocasiones, en condiciones extremas, debido a las malas condiciones estructurales de la misma y donde nada se soluciona definitivamente.
Se llevan invertidos ya bastante más de 300.000 euros en obras de remodelación, cantidad suficiente que habría permitido construir una nueva super piscina olímpica y no parchear la que hay actualmente, pues con cada intervención la piscina queda peor que con la reforma anterior.
Esta vez, según el concejal del ramo, parece ser la definitiva. El tiempo lo dirá, pero la falta de previsión en el comienzo de las obras ha hecho que no se puedan abrir al público en la fecha prevista: el 24 de junio. Y a la vista de la marcha de las obras, nadie ha sido capaz de predecir una fecha de apertura, si bien es fácil averiguar que se retrasarán hasta bien entrado en el mes de Julio y es la fecha que se maneja en los mentideros cercanos al consistorio.
Mientras tanto, los ciudadanos continúan expidiendo sus bonos para la temporada de piscina y sin lugar donde poder bañarse, claro está, a no ser que se desplacen hasta la piscina de Huertas de Ánimas.

OBRAS
Lo que ahora pretenden hacer es una piscina nueva dentro del vaso ya existente, proyectando hormigón que irá posteriormente revestido de “gresite”, con lo que el aspecto interior también será distinto. Pero, al mismo tiempo, se van a cambiar las conducciones y acometidas para el suministro y evacuación del agua, van a crear una nueva “zona de playa” y adaptarán los cerramientos a los estipulado por la ley, todo ello por 297.000 euros. Eso sí, al hacer más pequeño el vaso se perderán las dimensiones oficiales de la piscina por lo que no se podrán celebrar tampoco en ella competiciones oficiales.
Por último, queda por ver el estado del flamante recinto, si tendrá césped o sólo tierra, pues se ha desmantelado el que había, y si habrá alguna sombra, pues se han talado los árboles existentes.
Comments