CONDENADO A OCHO AÑOS DE CÁRCEL EL EX DIRECTOR DEL SEXPE DE TRUJILO POR CUATRO DELITOS, UNO DE AGRESIÓN SEXUAL

El ex director de la oficina del Servicio Extremeño Público de Empleo (Sexpe) de Trujillo, Tomás S.P., ha sido condenado a un total de ocho años de cárcel por cuatro delitos, uno de ello de agresión sexual, y otros tres de "abusos de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones".

28 /05/2012. Europa Press.
El ex director de la oficina del Servicio Extremeño Público de Empleo (Sexpe) de Trujillo (Cáceres), Tomás Pérez Solís, ha sido condenado a un total de ocho años de cárcel por cuatro delitos, uno de ello de agresión sexual, y otros tres de "abusos de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones".
En concreto, la Audiencia Provincial de Cáceres ha dictado una sentencia en la que condena a este hombre a dos años de prisión para cada uno de los tres delitos contra la administración pública en su modalidad de abuso de los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, así como a 12 años de "inhabilitación absoluta" y a la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.
También se le ha condenado a otros dos años de prisión por un delito de "agresión sexual", según establece esta sentencia, que recoge Europa Press.
Cabe recordar que este hombre había sido denunciado por tres mujeres por acoso sexual cuando dirigía la oficina del Sexpe de Trujillo, quien les ofrecía trabajo a cambio de favores sexuales.
El acusado, que fue juzgado el pasado 26 de abril, negó en la vista que exigiera favores sexuales a desempleadas a cambio de conseguirles trabajo, y aseguró que el contacto con ellas "fue siempre profesional"; pero las tres mujeres que le denunciaron, por unos hechos cometidos entre los años 2006 y 2010, se ratificaron en sus acusaciones.

Ahora, Tomás Pérez Solís. deberá indemnizar por "daños morales" a esas tres mujeres, en concreto con 12.000 euros a dos de ellas y con 4.000 euros a la tercera, a las que no podrá acercarse, ni ponerse en contacto con ellas ni aproximarse a menos de 500 metros de sus domicilios, lugares de trabajo o sitios que las denunciantes frecuenten.
Señala además la sentencia que la clasificación del condenado en el tercer grado de tratamiento penitenciario "no se efectuará hasta que se haya cumplido la mitad de la pena impuesta".
Comments