LA NUEVA DIRECTIVA DE LA JUNTA DE COFRADÍAS Y HERMANDADES PERSIGUE LA DECLARACIÓN COMO FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL
- Realizarán un homenaje a Agustín Villanueva el sábado 26 de octubre

24/10/2011

La nueva directiva de la Junta de Cofradías y Hermandades penitenciales de Trujillo se planteado dos objetivos claros: conseguir que la Semana Santa trujillana sea declarada Fiesta de Interés Turístico Regional y conseguir un local de su propiedad donde poder reunirse y depositar los tronos y otros elementos durante el resto del año. Y es que los responsables de esta entidad han cambiado recientemente, tras presentar Agustín Villanueva su renuncia después de más de 40 años al frente de la misma.

Los representantes de las Cofradías y Hermandades han designado a Francisco Javier Torres, nuevo presidente, y el acompañan en la dirección Tomás Casillas, como vicepresidente; Manuel quesada, como secretario; Ramón Ramos, como tesorero y José Conde, como sacerdote consiliario. A ello se suman los representantes designados por cada una de las Hermandades y Cofradías.
En relación a la declaración de la Semana Santa trujillana como Fiesta de Interés Turístico Regional, Torres ha explicado que ya han tenido un contacto con el alcalde, Alberto Casero, en este sentido y que tienen prevista un reunión próximamente para abordar de nuevo esta cuestión. Por el momento, se esta redactando el expediente que se presentará a la Junta de Extremadura y aunque no es una tarea fácil, están convencidos de que saldrá adelante “por el tirón que tiene el Chíviri, como cúlmen de la Semana Santa trujillana y que ya posee esta declaración por parte de la Junta”, dijeron.
Y la otra aspiración de la flamante directiva es conseguir tener una sede propia, para lo cual continúan viendo locales y alternativas. “Los ideal sería una nave, porque necesitamos un sitio donde poder reunirnos y espacio para poder depositar los tronos y los pasos durante todo el año, pero no tenemos dinero suficiente ni para rehabilitar ni para comprar”, aseguraron los miembros de la directiva. En realidad pretenden dar una salida al dinero que posee la Junta de Cofradías y Hermandades penitenciales de Trujillo procedente de la venta de la Iglesia de Jesús y cuya cantidad ronda los 300.000 euros.
Cabe destacar que este colectivo fue creado en el año 1987 y que congrega a cerca de 3.000 personas asociadas a las Hermandades y Cofradías, cifra ésta que la convierte en uno de los colectivos más numerosos de la ciudad, y de ahí que tenga un peso social importante y consideren que ostenta la responsabilidad de mantener el nivel que ha adquirido esta celebración de carácter religioso durante los últimos años. “También es nuestro objetivo mantener todo lo que se ha hecho para que la Semana Santa llegue a ser lo que es en la actualidad”, apuntó Torres.

AGUSTÍN VILLANUEVA
En Trujillo todo el mundo sabe que una de las figuras que más ha aportado a dar esplendor a la Semana Santa ha sido Agustín Villanueva. Él ha estado al frente de las procesiones durante 40 años y no siempre han sido tan espectaculares como lo son en la actualidad. Los mas mayores comentan que hace años no había gente voluntaria para sacar los pasos en procesión y que, incluso, había que pagar a los porteadores para que pudieran desfilar.
El año pasado Agustín Villanueva remitió una carta de renuncia a seguir presidiendo la Junta de Cofradías y Hermandades penitenciales de Trujillo “por desgaste físico y síquTambienico”, que fue aceptada. Así las cosas, ahora la nueva directiva ha querido reconocer su trabajo y le han preparado un homenaje el sábado, 26 de octubre, al tiempo que le nombrarán presidente de honor de la misma. El programa contempla un pasacalles de las bandas de tambores y las cornetas y tambores de las diferentes Hermandades y Cofradías; una misa solemne que estará presidida por el Obispo de Plasencia, Amadeo Rodríguez, en la iglesia de San Francisco, tras la cual se procederá al acto de investidura de Agustin Villanueva como presidente de honor en el Teatro Gabriel y Galán. Culminará con una cena de hermandad en un hotel trujillano.  
Comments